NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








DE OBRERO SOCIALISTA
Por qué Fox está proponiendo un plan de "trabajo temporal"

Por LANCE SELFA | abril de 2001 | página 2

VICENTE FOX ganó las elecciones presidenciales de julio prometiendo "cambiar" a México.

Durante la campaña, él apeló a las aspiraciones de millones de mexicanos que cruzan la frontera méxico-americana cada año en busca de trabajo. Fox prometió trabajar para hacer la migración entre México, Canadá y los EEUU tan libre como lo es el intercambio de bienes y servicios bajo el TLC (en inglés NAFTA).

No es ninguna sorpresa que el tema de la inmigración dominó la agenda cuando Fox y Bush se reunieron en Guanajuato el mes pasado.

Pero Fox y Bush están tratando de revivir el programa de "trabajado temporal" que nos trae a la memoria el desacreditado programa "bracero" de medio siglo atrás. Creado como un programa de emergencia durante la Segunda Guerra Mundial para cubrir la escasez de mano de obra en la agricultura, el programa "bracero" aseguró un flujo consistente de mano de obra que benefició a los agricultores del suroeste, permitiéndoles mantener sueldos bajos.

El plan que Bush apoya, subscrito por el senador derechista Phil Gramm (Rep-Texas), extendería la lógica del programa "bracero" a todos los puestos que los "trabajadores temporales" puedan ocupar.

Gramm quiere otorgar estatus temporal legal a los trabajadores indocumentados y luego admitir trabajadores adicionales mexicanos, según la necesidad, hasta por un año. Al fin del año los trabajadores tendrían que retornar a México.

Los "trabajadores temporales" no tendrían ningún derecho a cambiar de trabajo, no tendrían ninguna garantía de que sus sueldos estén por encima del salario mínimo federal y ninguna protección por parte de las leyes laborales estadounidenses.

Lo que un experto dijo del programa "bracero" podría hoy ser dicho de la propuesta de Gramm: "Para los agricultores, el programa fue un sueño dorado: un aparentemente interminable ejército de trabajadores baratos, no organizados traídos hasta su puerta por el gobierno".

La amnistía para los más de 5 millones de trabajadores extranjeros que actualmente viven en la ilegalidad en los EEUU–y organización sindical en ambos lados de la frontera –son la clave para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores tanto en México como aquí en los Estados Unidos.

En el día de los trabajadores, el primero de mayo, trabajadores inmigrantes y sus partidarios en el movimiento obrero van a manifestar por la amnistía en ciudades a través de los

EEUU.

¡Marchemos todos y todas con ellos!

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba