NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








DE OBRERO SOCIALISTA
El Plan de Washington para matar en Colombia

Por TRISTIN ADIE | abril de 2001 | página 3

SI SU poder económico no es suficiente para mantener a otros países en la raya, los Estados Unidos (EEUU) tienen otro método.

Se llama el Pentágono.

Durante los últimos 100 años, el gobierno de los EEUU ha usado rutinariamente su poderío militar para servir a los intereses de las corporaciones estadounidenses–desde invasiones frecuentes a través del hemisferio a principios del siglo XX, hasta la cuarentena de Cuba después de su revolución de 1959, y hasta las guerras sucias más recientes de la CIA en Centroamérica.

Hoy en día los EEUU se están deslizando en Colombia hacia una guerra como la de Vietnam.

Los políticos quieren que nos creamos que el apoyo de los EEUU al Plan Colombia está diseñado para destruir la producción de drogas en un país que produce cerca del 80 por ciento de la cocaína mundial.

Pero la realidad es muy diferente.

El Plan Colombia está diseñado para aupar al ejército colombiano, que ha estado perdiendo terreno e ímpetu en su guerra de décadas en contra de rebeldes izquierdistas.

Unos 35 mil civiles han sido asesinados según la guerra se ha intensificado durante los últimos 10 años.

Casi 2 millones de personas han sido desplazadas de sus hogares–haciendo de Colombia el lugar con la segunda población de refugiados internos más grande del mundo después de Sudán.

Y la guerra se ha hecho cada vez más sucia pues el ejército ha recurrido a usar escuadrones de la muerte para aterrorizar a los civiles en la áreas controladas por los rebeldes.

Grupos de derechos humanos estiman que el 85 por ciento de los abusos de derechos humanos son cometidos por los paramilitares.

El plan de ayuda económica de Clinton de $1.6 billones, aprobado el año pasado, sumergió a los EEUU más profundamente dentro de la guerra colombiana.

Más de cuatro quintas partes de la ayuda era de naturaleza militar.

Los EEUU están comprometidos a enviar tropas y asesores para entrenar a los soldados colombianos y para desplegar helicópteros sofisticados–modelos Blackhawk y Huey–que serán usados para propósitos de vigilancia y combate.

Colombia esta localizada en un área estratégicamente importante para los negocios estadounidenses–en donde se encuentran Centro y Sur América.

Y colinda con Venezuela–la fuente más grande del petróleo importado por los EEUU.

Los patronos no pueden soportar "inestabilidad" en Colombia–o que la guerra civil sobrepase las fronteras de Colombia.

El presidente Bush ha dicho que va a aprovechar la oportunidad que le brinda la Cumbre de las Américas para cabildear a los líderes de los otros países de la región, de manera que se unan a él en su programa.

Pero los países que colindan con Colombia–Ecuador, Venezuela, Brasil y Panamá–se han rehusado a endosar al Plan Colombia por miedo a que fortalezca la dominación de los EEUU sobre la región y a que repercuta en mayor violencia que se extienda a sus países.

Las protestas de abril en contra del ALCA en la ciudad de Quebec y en otras ciudades del continente serán importantes porque van a desafiar los intentos de Washington de extender la influencia de las corporaciones estadounidenses sobre Latinoamérica.

Tenemos que enfatizar como el atropello económico de los EEUU está ligado con sus aventuras militares–como lo demuestra el Plan Colombia.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba