NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








La verdad es la primera baja de la guerra

14 de Septiembre de 2001 | Página 3

EL GOBIERNO de los EE.UU. tiene una larga historia de manipulación de la verdad--hasta de mentir descaradamente--para obtener la aprobación pública para sus aventuras militares.

* El 15 de febrero de 1898, una explosión atravesó al buque de guerra USS Maine que estaba anclado cerca de la costa de Cuba--controlada por España--matando a 268. Aunque una investigación fue incapaz determinar la causa de la explosión, la prensa de los EE.UU. condujo una campaña histérica culpando a España. La campaña propulsó a los EE.UU. a una guerra en que tomaron el control de Puerto Rico, Cuba y Las Filipinas, asesinando a un millón de filipinos en el proceso.

* El Presidente Lyndon Johnson anunció en agosto de 1964 que los EE.UU. conducirían ataques aéreos contra Vietnam del Norte--en respuesta a dos ataques "no provocados" por parte de barcos patrulla nor-vietnamitas contra destructores estadounidenses en alta mar.

La verdad era que el destructor estadounidense Maddox estaba enfrascado en maniobras de recopilación de inteligencia sincronizadas para coincidir con ataques coordinados en Vietnam del Norte por la armada de Vietnam del Sur y la fuerza aérea de Laos. El segundo alegado ataque de un barco patrullero nunca aconteció. "Por lo que a mi consta", observó Johnson posteriormente, "nuestra Marina le disparaba a ballenas por allá afuera".

* Mientras que Ronald Reagan se quejaba de la calamidad de las drogas en los 1980s, él dirigía a la CIA y a la Agencia Nacional de Seguridad a usar ingresos provenientes del trasiego de drogas para financiar secretamente una guerra sucia contra el gobierno nicaragüense. El ejército esbirro de los EE.UU. en Nicaragua--los contras--mató a más de 30,000 personas en ese país.

* Después de que Irak invadió a Kuwait en 1990, la prensa de los EE.UU. hizo reportajes--que luego fueron probados falsos--de que 300 bebés prematuros habían muerto después de que soldados iraquíes los habían sacado de sus incubadoras. Los informes formaban parte de un esfuerzo orquestado para obtener apoyo del público para la guerra que mató a 200,000 iraquíes.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba