NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








El racismo enfermizo de la prensa incita a ataques anti-árabes
¡No al racismo y los chivos expiatorios!

14 de Septiembre de 2001 | Página 4

LOS MEDIOS noticiosos estaban repletos de exabruptos anti-árabes y anti-islámicos luego de los ataques en Nueva York y Washington, D. C.

"Que maten a los bastardos", escribió el columnista del New York Post Steve Dunleavy. "No, no quiero decir que los cacen, que los detengan, que los extraditen y los procesen en un tribunal. "Lo que digo es una forma mucho más rápida y más nítida de retribución contra esta secta de cobardes. Un tiro entre los ojos, estallarlos en pedacitos, envenenarlos si es necesario".

Y escondiéndose detrás de la simpatía por las víctimas de los ataques, los racistas a través de los EE.UU. aprovecharon el tono.

En Brooklyn, N. Y., el hogar de muchos árabes, un hombre corrió calle arriba y calle abajo, azotando parquímetros y gritando que él los iba a forrar con explosivos C-4. En Chicago, casi a 1,000 millas de distancia, la Red Arabe de Acción (Arab Action Network) fue forzada a cerrar sus oficinas temprano después que un automóvil lo circundó varias veces, con gente adentro que gritaba que los árabes eran "asesinos de bebés".

"Esto es lo que acontece cada vez hay un bombardeo," dijo Hatem Abudayyeh, director del centro.

"Yo pensé inmediatamente que la culpa del ataque se la iban a echar a árabes y musulmanes".

En el suburbio de Chicago de Burbank, aparecieron letreros en los postes telefónicos que leían, "Mata a todos los terroristas árabes". En el pueblo vecino de Palos Heights, un hombre fue detenido después de que atacó con un machete de 2 pies de largo a un trabajador de una estación de gasolina que él pensó era árabe. "Yo no quiero salir a la calle hoy", dijo el taxista Mohad Khan.

En la Universidad de Illinois en Chicago, estudiantes sentados en un vestíbulo veían en TV los informes de noticias acerca del ataque. Cuándo la escena que las estaciones presentaron repetidamente–la de una puñado de palestinos de los Territorios Ocupados que vitoreaban–fue enseñada, unos pocos hombres en una mesa empezaron a gritar, "¡Nosotros los vamos a matar. ¡Bombardéenlos!"

"Desgraciadamente, es el caso que los medios se inclinan hacia culpar a los musulmanes" dijo Suhaib Quadri, presidente de la Asociación de Estudiantes Musulmanes, a Obrero Socialista. "Y nosotros sentimos las ramificaciones de esto".

Tal intimidación y violencia son el resultado inevitable de la histeria de guerra instigada tanto por los políticos como por los medios noticiosos.

Hemos visto los horribles resultados antes. Los arabe-americanos fueron perseguidos por las calles por muchedumbres furiosas después de la toma de la embajada de los EE.UU. en Irán en 1979. En los días siguientes al bombardeo de la ciudad de Oklahoma en 1995, unos 200 incidentes de hostigamiento, amenazas o violencia contra árabe-americanos fueron informados.

Por supuesto, el terrorista en ese bombardeo resultó ser el americano blanco Nazi Timothy McVeigh.

Ahora Bush, los republicanos y los demócratas en el Congreso instan a la "unidad nacional"–mientras que se preparan para ataques militares contra países árabes y musulmanes en el Medio Oriente. Al mismo tiempo, el gobierno usará la campaña en pos de la guerra para intentar restringir los derechos y las libertades de la gente de descendencia árabe en los EE.UU.

Inclusive, una semana antes de los ataques contra el World Trade Center, agentes federales descendieron en las oficinas de la Fundación de la Tierra Santa para el Alivio y el Desarrollo, en Richardson, Tejas–una organización sin fines de lucro que coordina ayuda humanitaria al Medio Oriente.

Ellos también brincaron un poco más abajo a las oficinas cercanas de InfoCom Corp., un negocio que provee servicios de Internet que atiende cerca de 500 sitios, inclusive el de la Fundación de la Tierra Santa. Los agentes copiaron documentos y la información en los discos duros de las computadora–y rehusaron revelar el por qué. Entonces el Departamento de Comercio de los EE.UU. suspendió los privilegios de exportación de InfoCom.

Hoy, las líneas aéreas están considerando los méritos de "perfiles" para vuelos domésticos como esos usados en vuelos internacionales–una práctica de perfiles raciales que la activista palestina Rania Masri ha llamado "Volar mientras se es árabe" [contrastándolo con la retórica usada por la policía cuando arresta a alguien por "conducir mientras está ebrio]. Y comentarista de NBC Tom Brokaw usó los ataques como una oportunidad para sugerir restricciones más fuertes a la inmigración.

¿A dónde llegará esto?

"[E]n la mente de cada musulmán-americano están ahora mismo los campos de concentración en donde fueron encerrados los japonés-americanos después del bombardeo [de Pearl Harbor]" dijo Omar Ricci, del capítulo de Los Angeles del Concilio de Asuntos Públicos Musulmán, al Wall Street Journal.

Según dijo Rania Masri a Obrero Socialista, "Desperté esta mañana con noticias de que 'células' árabes habían sido detenidas a través del país, y estoy sinceramente asustada por lo que puede pasar mañana. La mezquita local ha recibido dos amenazas de bomba...y numerosas personas que parecen árabes y mujeres que usan el vestido musulmán han sido insultadas o escupidas ya . Yo temo que lo peor todavía está por acontecer".

No podemos permitir que ellos tengan que vivir siendo utilizados como chivos expiatorios.

Tenemos que oponernos a todos ataques contra árabes y musulmanes–y organizar oposición a la campaña de Bush por la guerra. Y tenemos que reconocer que las restricciones a las libertades civiles dirigidas a "combatir el terrorismo" serán usadas contra cualquiera que se oponga a las políticas del gobierno–sea árabe o no.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba