NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








Apoyemos el derecho a trabajar

Por Eduardo Capulong | 8 de febrero de 2002 | Página 2

SAN FRANCISCO--Justo cuando sus trabajos estaban a punto de mejorar, los trabajadores inmigrantes que trabajan en seguridad revisando a los pasajeros en los aeropuertos (inspectores) enfrentan la posibilidad de perder sus empleos.

La legislación federal aprobada el 19 de noviembre va a nacionalizar la seguridad de los aeropuertos, creando 28,000 nuevos trabajos federales con un salario anual de casi US$35,000 más beneficios.

Pero debido a la histeria anti-inmigrante, alimentada por el Congreso y la administración de Bush, solo ciudadanos podrán obtener uno de estos empleos. A menos que la ley sea enmendada, del 25 al 85 por ciento de estos trabajadores perderán sus trabajos a mediados de febrero--simplemente porque son inmigrantes.

Cerca del 90 por ciento de los inspectores en San Francisco son filipinos, muchos de los cuales han trabajado allí por más de 10 años, de acuerdo con Luisa Blue, presidenta nacional de la Alianza Laboral Asiático-Pacífico-Americana. Los activistas han descrito la ley como la "limpieza étnica de filipinos a través de despidos masivos".

El requerimiento de ciudadanía no tiene nada que ver con la seguridad en los aeropuertos. Los pilotos, asistentes de vuelo y otros trabajadores en los aeropuertos, incluyendo a la Guardia Nacional ahora estacionada ahí, no tienen que ser ciudadanos.

Necesitamos exigir que la ley sea cambiada para permitir que los trabajadores inmigrantes preserven sus trabajos y su membresía en los sindicatos.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba