NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








Tenemos que unir nuestras voces
¡No a los abusos de Bush!

5 de abril de 2002 | Página 1

GUERRA EN las Filipinas, en Colombia, en Irak; violación de las libertades civiles de los inmigrantes, y recortes en los impuestos para los ricos--mientras que el resto de nosotros vemos nuestros servicios básicos y cosas tan importantes como el presupuesto escolar recortados, y nuestros empleos esfumarse.

George W. Bush se cree que puede hacer todo lo que le dé la gana. No importa cuán injusto o desquiciado sea.

La opinión del resto del mundo concuerda en que la Casa Blanca parece estar habitada por lunáticos, luego de que el gobierno anunciara su nueva postura nuclear. En ésta anuncia que tiene una lista de países que son posibles blancos de ataques nucleares, no importa si ese país posee o no bombas nucleares.

Aun figuras "respetables" de los EE.UU. han llegado a la conclusión de que a Bush se le ha pasado la mano. El columnista del Boston Globe, Robert Kuttner, escribió recientemente "Si se trata del mal especificado eje del mal, o de la decisión de hacer la guerra nuclear táctica algo digno de consideración, o un gobierno doméstico "bajo las sombras," o de las divulgaciones de los planes para atacar a Irak, George W. Bush es a su manera tan atemorizante como al-Qaeda."

En el Medio Oriente Bush sigue apoyando incondicionalmente a razón de más de $4 mil millones anuales al genocidio del gobierno israelí contra el pueblo palestino.

En Colombia, sigue aumentando el dinero y las armas que manda al gobierno terrorista de Andrés Pastrana para que su ejército y sus socios psicóticos paramilitares asesinen a más campesinos y activistas sindicales.

Y domésticamente intenta asfixiar la oposición a sus políticas atacando a los sectores más vulnerables. Se estima que sobre 2,000 inmigrantes árabes o musulmanes han sido detenidos por la administración de Bush, y a sólo uno se le han formulado cargos relacionados a los ataques del 11 de septiembre. Los demás han padecido humillación, muchos bajo confinamiento solitario, y muchos otros están virtualmente desaparecidos para sus familias.

Mientras tanto, la Corte Suprema--quien le otorgó la presidencia a Bush en las elecciones robadas del 2000--decidió recientemente que los inmigrantes indocumentados no tienen el derecho a la libre asociación en sindicatos ni a protección contra las violaciones de sus derechos laborales por parte de sus patronos.

De acuerdo a Arturo Rodríguez, presidente del Sindicato de Trabajadores Agrícolas (UFW)--fundado por el legendario César Chávez--"Esto elimina el derecho de los trabajadores a confrontar a sus patrones…Esto los pone casi en condiciones de esclavitud, no teniendo los recursos para defenderse."

Por eso es necesario que todos los que estamos bajo ataque por las políticas de Bush nos juntemos y levantemos nuestras voces para ponerle un alto a este abuso. Las protestas del fin de semana del 19 al 22 de abril en Washington, D.C. son un gran punto de partida para esto.

Allí se juntarán los que se oponen a la hipócrita "guerra contra el terrorismo" con quienes se oponen a que Colombia se convierta en el nuevo Vietnam, y con quienes se oponen a la avaricia corporativa y su globalización para los ricos, como también quienes apoyan la lucha del pueblo palestino.

¡Unamos nuestras luchas y juntemos nuestras voces!

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba