NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








LO QUE PENSAMOS
Los demócratas no merecen tu voto

20 de septiembre de 2002 | Página 2

Apenas dos meses antes de las elecciones en los EE.UU. el ambiente político ha cambiado. Por más de un año el presidente Bush se ha beneficiado del impacto de los ataques del 11 de septiembre, según reflejan las encuestas.

Ahora, con su popularidad deteriorándose, él no parece tan invencible. El impacto que el 11 de septiembre produjo nubló, pero no eliminó, las preocupaciones básicas de la gente común. Ya en enero, las encuestas mostraban a la economía nacional a la par con el terrorismo en lo que se refiere a las principales preocupaciones de los estadounidenses.

Los espectaculares colapsos de Enron, WorldCom, Global Crossing, Arthur Andersen y muchas otras corporaciones de prestigio desenmascaron la corrupción que es parte esencial del sistema económico. Entonces las trillonarias pérdidas de la bolsa de valores--tan sólo en julio--causando la desaparición de todos los fondos de retiros en estas empresas, hizo que la ansiedad económica se convirtiera en un tópico candente.

El desempleo se mantiene a un alto nivel mientras que la economía virtualmente ya no produce más empleos. Un informe del gobierno en julio mostró que los jefes planean despedir a casi 250,000 trabajadores más en la segunda mitad del 2002. De igual forma, los gobiernos estatales y municipales están implementando recortes masivos en el presupusto de educación y en los programas sociales esenciales.

En vista a lo acontecido este año, es una sorpresa que el partido republicano no esté tambaleándose hacia una derrota contundente. Afortunadamente para los republicanos, su principal partido "opositor" es el partido demócrata. Mientras los demócratas se representan como el partido del pueblo, se llenan sus bolsillos con dinero de las corporaciones de la misma forma que los republicanos.

Los líderes demócratas del senado ayudaron a aprobar la ley represiva llamada "USA Patriot Act"el pasado octubre, y los demócratas de ambas cámaras han votado con beneplácito a favor del enorme incremento al presupuesto del Pentágono que Bush propuso. A pesar de su retórica, llevan años sin producir una ley que subsidie las recetas médicas de los envejecientes através del programa Medicare.

Los demócratas y los liberales están atrapados en una camisa de fuerza que ellos mismos confeccionaron. Prometen soluciones a algunas preocupaciones de la vida diaria, como por ejemplo el desempleo y el Medicare.

Pero rehusan oponerse a las políticas de Bush que interfieren con esto--como los recortes a los impuestos de los ricos y el militarismo. A la vez que las elecciones se acercan, los demócratas buscarán apoyo entre los trabajadores, los pobres y las minorías raciales. Y este año están haciendo un esfuerzo especial en perseguir el voto latino para sus candidatos a puestos importantes en Texas, California y Nevada.

Los demócratas no merecen nuestro apoyo. Después de que el gobernador de California, Gray Davis, recabó el apoyo de los trabajadores agrícolas en las elecciones del 1998, en agosto enseñó de que lado él en verdad está. Davis apoyó a los patrones agrícolas en su intento de reducir los derechos de los trabajadores del campo.

Los demócratas hablan muy bonito, pero en última instancia siempre terminan sirviéndoles a sus amos de las corporaciones. Para conseguir los cambios que realmente mejoren nuestras vidas, la gente común tiene que tomar la iniciativa de envolverse en las luchas diarias en sus lugares de trabajo y en sus comunidades.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba