NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








Mensaje de los patrones:¡Estás despedido!
Masacre del Día del Trabajo

Por Lee Sustar | 20 de septiembre de 2002 | Página 4

LA GIGANTE compañía de transporte de carga en camiones, Consolidated Freightways, le dio un mensaje a 15,500 trabajadores el Día del Trabajo. Estamos en quiebra. Y ustedes en la calle.

Este fue el acto final de la guerra de 20 años de la compañía contra la unión International Brotherhood of Teamsters (conocidos en español como los Tronquistas).

Consolidated Freightways se convirtió en una compañía independiente sólo en 1996, cuando fue separada de su compañía matriz, CNF, la que había transferido sus activos más preciados a sus sucursales en cuyos trabajadores no pertenecían a sindicatos. "Esto no fue el resultado de una compañía débil en una economía mala", dijo un conductor veterano de 23 años con la compañía que perdió su trabajo por la bancarrota.

"Esto forma parte de un plan y una política que se llevó a cabo por décadas. Y a fin y a cuentas se salieron con la suya. Ellos seleccionaron las rutas de carga más provechosas, se las dieron a [las sucursales], tomaron cada centavo de la inversión inicial para la infraestructura, seguramente cientos de millones de dólares--todo vino de las partes sindicalizadas de la compañía. Entonces se viran y dicen que las sucursales no sindicalizadas no pueden competir. Seguro que no, no pueden--no en esas circunstancias".

Como un insulto final a los Tronquistas que fueron echados a la calle, el CEO John Brincko decidió darle la noticia a los trabajadores en un mensaje telefónico el Día del Trabajo. "Gracias por llamar en este fin de semana de vacaciones", dijo él. "Espero que ustedes y sus familias estén gozando de este periodo juntos. Tengo algunas noticias extremadamente urgentes y tristes para compartir con ustedes hoy...Su empleo ha sido terminado inmediatamente".

"Yo soy afortunado porque mi esposa es maestra de escuela, y ella tiene un plan de salud", el conductor despedido le dijo a Obrero Socialista. "Creo que vamos a poder salvar nuestra casa. Pero muchos muchachos allá afuera--sus esposas trabajan por $8 o $9 la hora en K-Mart, o no trabajan. Esta gente no enfrenta tiempos malos--ellos encaran desesperación.

"Y esto está siendo duplicado por miles a través del país. Yo no quiero llamarlo una catástrofe de cuello azul, porque no afecta sólo a trabajadores de cuello azul. Es una catástrofe de la sociedad. Veremos casas a la venta, divorcios y niños traumatizados. Y ten presente que los CEOs se van con sus bolsillos repletos de plata".

Los trabajadores que perdieron sus trabajos en la masacre de Día de Trabajo encararán el peor desempleo a largo plazo en décadas. Según el Departamento del Trabajo, 3 millones de personas han estado desempleados por 15 semanas o más--un 50 por ciento mayor que un año atrás. Y 1.5 millones han estado desempleados por más de seis meses.

El Departamento del Trabajo informó también que casi 10 millones de trabajos se perdieron entre 1999 y 2001--muchos de estos empleos de buena paga en la manufactura, a menudo en compañías sindicalizadas. Los trabajos creados desde entonces generalmente pagan menos y tienen menos beneficios--como ésos en las compañías de carga no sindicalizadas poseídas por CNF, la anterior compañía matriz de Consolidated Freightways.

Michael Belzer, un ex-conductor de camiónes, activista tronquista y autor de un libro sobre la industria camionera titulado "Sweatshop on Wheels", dijo que la estrategia a largo plazo de CNF para atacar el poder de la unión se ha usado en toda la industria.

La desregulación de la industria camionera a finales de 1970s abrió la puerta para que CNF redujera el número de sus empleados sindicalizados a través de lo que llegó a ser conocido como "double-breasting"--estableciendo sucursales no sindicalizadas como Con-Way. " Con-Way obtuvo los camiones nuevos, y Consolidated Freightways se quedó con la deuda", dijo Belzer a Obrero Socialista.

El presidente de los Tronquistas, Jimmy Hoffa, culpó a la desregulación por la bancarrota de Consolidated Freightways. Pero eso dista de ser toda la historia. Los aliados de Hoffa en la vieja guardia conservadora manejaban la Unión de Tronquistas cuando CNF comenzó a trasladar sus activos a Con-Way y dejaron que se saliera con la suya, según Mark Serafinn, un ex-conductor en Consolidated Freightways, que luego negoció con la compañía como presidente del Local 722 en LaSalle, Illinois, en los 1990s.

Serafinn y activistas asociados con el grupo Tronquistas por una Unión Democrática (TDU, por sus siglas en inglés) presionaron a los oficiales de la Internacional (oficina central de los Tronquistas) para irse a la huelga por querellas contra la subcontratación en Consolidated Freightways, mientras hacían campaña para sindicalizar a los conductores de Con-Way. Pero la vieja guardia tronquista no hizo nada.

Después de que CNF vendió a la compañía, Consolidated Freightways logró que los tronquistas accedieran a un "cambio de operaciones" en 1998, cerrando uno de los terminales más importantes que estaba organizado por el Local 722. "Registramos públicamente lo que este cambio le haría a [la compañía] y predijimos que ellos iban a desaparecer en dos años", dijo Seraffin.

"Para ese entonces, los terminales, los remolques y los camiones estaban todos deteriorados. Entonces ellos empezaron a pedir prestado usando su tierra como colateral. Ya estaban en curso de liquidar los activos, mucho antes que el Día del Trabajo".

El desplome de Consolidated Freightways deja a los Tronquistas representando sólo a 80,000 conductores bajo el acuerdo nacional denominado National Master Freight Agreement (NMFA)--muy por debajo de su máximo de cerca de 500,000 en los 1970s.

Bajo la administración del sindicalista reformista Ron Carey, los Tronquistas trataron de reconstruir la fuerza de la unión con una campaña que intentaba organizar a los trabajadores de la compañía Overnite Transport. Un 40 por ciento de sus terminales habían sido organizados cuándo Carey fue expulsado de su cargo por el gobierno federal bajo cargos fabricados de corrupción que luego fueron desestimados en un tribunal federal.

Cuándo Hoffa asumió la presidencia de la unión, él despidió al personal encargado de organizar a Overnite--y entonces declaró una huelga sin previa preparación en octubre de 1999. La patética huelga todavía arrastra sus patas sin que parezca tener un final, mientras que los camiones rompe huelgas de Overnite cruzan todo el país.

El colapso de Consolidated Freightways y el fracaso en Overnite le permitirán al resto de las compañías sindicalizadas bajo el NMFA el exigir concesiones, dijo Serafinn. "Las compañías dirán, 'Con-Way es un aparato inmenso, ustedes no lo organizaron, así que ustedes nos deben esto--queremos un acuerdo con concesiones'", dijo él. "Y lo van a conseguir".

Hasta UPS--donde Hoffa alega haber negociado el "mejor contrato de la historia"--está moviendo el trabajo a una sucursal no sindicalizada llamada UPS Logistics. De hecho, el contrato de Hoffa no le da a los Tronquistas el derecho a organizar a los trabajadores de UPS Logistics sin interferencia.

Los oficiales de los Tronquistas menosprecian a UPS Logistics como si fuera insignificante--de la misma forma en que subestimaron hace unos 20 años atrás a Con-Way. "Le dije a un hermano de UPS el otro día que Hoffa negoció un contrato horrendo porque ignoraba el "double-breasting" de UPS Logistics", dijo el conductor despedido de Consolidated Freightways.

"El dijo que no sería un problema porque UPS es demasiado grande y provechosa, y UPS Logistics era demasiado pequeña. Pero cuando comencé a trabajar en Consolidated Freightways en 1979, era la más grande y formidable de la industria--así como UPS lo es ahora."

El desastre de Consolidated Freightways es una señal de alerta para cada Tronquista--y para cada trabajador sindicalizado en todo el país. Las corporaciones estadounidenses recurrirán a cualquier extremo para atacar a los obreros organizados. Es hora de comenzar a reconstruir nuestras uniones para que puedan defender nuestros trabajos y asegurar un nivel de vida decente para la clase trabajadora.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba