NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








Bush en guerra contra el mundo

14 de febrero de 2003 | Página 1

GEORGE W. BUSH quiere que volvamos a los "viejos tiempos". A una época antes de la acción afirmativa, cuando sólo los muchachos blancos y ricos como él podían ir a la universidad.

Cuando las mujeres tenían que arriesgar sus vidas para terminar un embarazo no deseado en oficinas de aborto clandestinas e insalubres. Y cuando el gobierno federal no era responsable de ayudar a los desempleados, los pobres, los incapacitados, y los envejecientes.

Bush y su manada de perros rabiosos republicanos andan sueltos atacando todo lo que encuentran de frente, desde las libertades civiles hasta los derechos sindicales.

Pero mientras Bush planea destajar y privatizar el Medicare y el Seguro Social, tiene miles de millones para derrochar en la maquinaria de guerra del Pentágono. Porque hay dinero abundante para la masacre sangrienta que Bush planea contra Irak--a pesar de que él y sus halcones no hayan producido ninguna evidencia sólida que indique por qué EE.UU. debe atacar.

De acuerdo al Pentágono, "no habrá ningún lugar seguro en Bagdad". El consejero del Pentágono, Harlan Ullman, le dijo a la televisora CBS que el plan es "arrasar con la ciudad...No queremos que nos combatan...es como las armas nucleares en Hiroshima, [pero surtirá efecto] no en días o semanas, sino en minutos".

Y para esto han recurrido a mentiras y fabricaciones mediocres. En su discurso sobre el estado del país, Bush dijo que tiene evidencia de vínculos entre el gobierno iraquí y la red terrorista de Osama bin Laden.

Si hasta el prestigioso periódico New York Times reportó que la propia CIA y el FBI no creen que esto sea cierto. "Hemos estado examinando esto intensamente por más de un año, y sabes, no creemos que existe un vínculo", dijo un oficial del FBI al New York Times.

Los ataques de Bush son tan amplios que no debe extrañarnos como las encuestas muestran un descontento creciente con sus políticas--desde su manejo de la economía hasta su postura en torno a la acción afirmativa.

Pero no todos están molestos con Bush y su horrible agenda. Después de su discurso sobre el estado del país, Peggy Noonan--quien escribía discursos para el papá de Bush cuando éste era presidente--se desbordó con elogios para con Bush hijo. "Cada vez más, esta presidencia se siente como un regalo", escribió en el Wall Street Journal.

Un regalo sí--para los piratas de la bolsa de valores, los fanáticos de la derecha cristiana y los halcones de pacotilla--que por su dinero y conexiones escaparon el servir en la guerra de Vietnam, pero que ahora están sedientos de sangre iraquí.

Bush ha emprendido una guerra en muchos frentes--no sólo contra el pueblo iraquí al otro lado del mundo, sino también aquí, contra el pueblo trabajador estadounidense. Nuestro mensaje para el "presidente" es que ya estamos hartos de sus ataques contra nuestros derechos y de su guerra contra Irak. Y estamos en pie de lucha.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba