NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








Ryan vacía el pabellón de la muerte en Illinois
¡Victoria!

Por Eric Ruder | 14 de febrero de 2003 | Página 4

AL DECLARAR que el sistema de pena capital "estaba maldecido por el demonio de los errores", el Gobernador de Illinois, George Ryan, hizo historia a mediados de enero cuando vació el pabellón de la muerte. Ryan conmutó las sentencias de todos los 167 condenados a muerte--una decisión casi sin precedente en la historia de la maquinaria de muerte estadounidense.

"Lo único que compararía con lo que él hizo es cuando en 1972 el Tribunal Supremo de Justicia de EE.UU. anuló la pena de muerte, y con esa decisión, se redujeron las 600 sentencias a muerte a cadena perpetua", dijo Richard Dieter, del Centro de Información sobre la Pena de Muerte.

Ryan también otorgó perdones absolutos a cuatro prisioneros condenados a muerte porque la policía de Chicago los torturó para que hicieran confesiones falsas que los llevaron al pabellón de la muerte. Estos son Madison Hobley, Leroy Orange, Aaron Patterson y Stanley Howard. En su conjunto, los cuatro pasaron casi 70 años esperando morir por crímenes que nunca cometieron. Contando los indultos, ya llegan a 17 el número de presos de Illinois exonerados y liberados del pabellón de la muerte desde 1977.

"Yo no sé ni cómo explicarlo", dijo Madison Hobley a Obrero Socialista. "Estoy boquiabierto. No puedo creer que de veras estoy libre. Toda esta vida aquí afuera, y las oportunidades, comparado con donde yo estaba hace una semana--en una celda pequeña, con un televisor de 13 pulgadas y un radio pequeño Panasonic como mi única comunicación con el mundo exterior. Solo deseo que los otros compañeros que dejé atrás pudieran estar aquí para gozar de la misma experiencia. El gobernador salvó unas vidas, y eso es un acto magnífico. Pero me preocupo por los muchachos que ahora pasarán el resto de sus vidas en una celda. Hay por lo menos cinco presos inocentes, previamente condenados a muerte, que todavía están tras las rejas, pero aún los que no son inocentes--no digas que la gente no puede ser rehabilitada".

El día después de su liberación, Aaron Patterson habló en una manifestación en Chicago contra la guerra con Irak. "Nosotros no tenemos que ir al extranjero para la guerra", dijo Aaron a la muchedumbre que vitoreaba. "La guerra la tenemos aquí, allí mismo en la alcaldía...Ellos declaran la guerra contra Saddam Hussein y Osama Bin Laden. Nosotros vamos a declarar la guerra contra ellos por todas sus injusticias".

Al anunciar su decisión de conferir los perdones y la conmutación general, Ryan hizo el recuento de la injusticia espantosa del sistema de justicia criminal. Hizo descripciones detalladas de la tortura infligida a hombres afro-americanos por el comandante de la policía de Chicago, Jon Burge. Habló acerca del racismo del pabellón de la muerte, donde más de dos tercios de los prisioneros eran afro-americanos, y expresó asombro por la pésima representación legal provista a la mayoría de los acusados.

Ryan señaló que la legislatura estatal de Illinois había tenido tres oportunidades diferentes para aprobar algunas de las 85 reformas recomendadas por una comisión creada por él para estudiar la pena de muerte--pero los legisladores no aprobaron ni una sola medida.

Aun así, mientras que Ryan presentó un caso devastador contra la pena capital, los procuradores de justicia de los condados de Cook y DuPage, quienes favorecen la pena de muerte, Dick Devine y Joe Birkett, atacaron la decisión de Ryan. Afortunadamente, estos procuradores fanáticos de las ejecuciones sólo pueden refunfuñar, por el momento.

Pero los activistas saben bien que ellos intentarán llenar el pabellón de la muerte otra vez, tan rápidamente como sea posible. De hecho, ya han comenzado procedimientos legales para impugnar las conmutaciones de 13 de los prisioneros en base a cuestiones técnicas.

Sin embargo, Devine tuvo que conceder que el sistema de pena capital ahora se encuentra "tan aporreado que existen profundas dudas acerca de su viabilidad", e hizo un llamado a "un debate a fondo sobre si siquiera debiéramos tener la pena de muerte". Por supuesto, Devine quiere ganarse de nuevo a los legisladores a su posición. Pero esta es una oportunidad para que los abolicionistas tomen la ofensiva.

Como los demócratas controlan la gobernación y ambas cámaras legislativas por la primera vez en 30 años, uno pensaría que el camino hacia la abolición estuviera despejado. Pero Emil Jones--el nuevo presidente del senado estatal que dice estar personalmente a favor de la abolición--dice que proponer acabar con la pena de muerte es "un suicidio político".

Pero no tiene por que ser así, si nuestro lado presenta agresivamente el caso a favor de la abolición y sigue luchando por ella. La decisión de Ryan ha transformado la discusión acerca de la pena de muerte a lo largo de los EE.UU. Quien hubiera pronosticado hace dos años atrás que el pabellón de la muerte de Illinois estaría hoy vacío hubiera sido ridiculizado como un soñador. Pero los activistas contra la pena capital ahora están celebrando este sueño hecho realidad.

¡Ya es hora de enfocarnos en la tarea de vaciar los pabellones de la muerte de todos los estados, y de abolir la pena capital de una vez para siempre!

¿Cómo obtuvimos esta victoria?

Obrero Socialista le pidió a ALICE KIM y a MARLENE MARTIN, miembros del Campaign to End the Death Penalty (Campaña para Acabar con la Pena de Muerte), que explicaran cómo se logró esta victoria.

Marlene
Tengo que decir muy honestamente que quedamos asombrados, aunque sabíamos que esto era posible y habíamos estado luchando por esto por tanto tiempo.

No sabíamos lo que el Gobernador Ryan iba a hacer hasta que lo hizo. El estaba bajo presión por ambas partes, y titubeaba. El se inclinó contra las conmutaciones para todos los reos en octubre cuando la Junta de Clemencias del estado llevó a cabo audiencias y los procuradores hicieron un desfile de los familiares de las víctimas de asesinato frente a las cámaras.

Pero nuestro lado mantuvo la presión con demostraciones y muchos eventos auspiciados por grupos diversos, hasta el último día. Eso obviamente tuvo un impacto. Estando en el salón donde Ryan dio su discurso, para ser honesta, uno habría pensado oía a un miembro de la Campaña para Acabar con la Pena de Muerte.

Parecía como si él hubiera usado párrafos enteros de nuestro boletín, El Nuevo Abolicionista, y de nuestro folleto que reclama justicia para la los 10 del Pabellón de la Muerte [un grupo de 10 afro-americanos sentenciados a muerte en base a confesiones falsas extraídas bajo tortura].

Nosotros en la Campaña siempre habíamos querido hacer del suplicio de los 10 del Pabellón un asunto ampliamente reconocido, y ahora lo es, por lo menos en Illinois.

Alice
No hay ninguna duda, el Gobernador Ryan tomó una acción extraordinaria al perdonar a estos cuatro hombres inocentes que fueron torturados para que hicieran confesiones falsas, y al conmutar todas las sentencias de muerte de Illinois. ¿Hizo lo correcto? Absolutamente. El tomó su decisión basado en la evidencia que se le presentó de un sistema de pena capital que está quebrado.

El trabajo de los activistas, los abogados, los estudiantes, los periodistas, los familiares de los prisioneros y de los prisioneros mismos ha desenmascarado a la pena de muerte en Illinois. Y el activismo fue en particular la fuerza motriz que impulsaba el reclamo de las conmutaciones para todos los sentenciados a muerte.

A mediados de octubre, las fuerzas pro pena de muerte parecían estar avanzando cuando los procuradores y la policía explotaron la angustia y el dolor de los familiares que habían perdido a sus seres queridos debido crímenes violentos.

Pero nuestro lado respondió. Los familiares de los condenados se organizaron y se reunieron con el Gobernador Ryan para contarle sus propias historias de angustia y dolor--de lo que sufren por tener a un ser querido en el pabellón de la muerte. La Campaña para Acabar con la Pena de Muerte y otros grupos organizaron conferencias de prensa, reuniones y concentraciones para instar al Gobernador Ryan a que conmutara todas las sentencias de muerte.

El Center on Wrongful Convictions de la Universidad de Northwestern organizó un Encuentro Nacional de los Exonerados, y llevó a cabo una marcha de muchos presos exonerados del pabellón de la muerte a través de los años que reclamaron una conmutación general. Jesse Jackson junto con miembros de la Campaña fue a visitar a los 10 del Pabellón en la víspera del año nuevo e hizo un reclamo por una conmutación general.

Estos son apenas unos pocos de los ejemplos de activismo--realmente un torbellino de actividad--durante los meses y semanas que precedieron la decisión de Ryan.

También estuvimos envueltos en presentar los casos de los 10 del Pabellón. Estos son un grupo de hombres que fueron torturados por la policía, lo que contribuyó principalmente a su condena a muerte, y ellos se organizaron dentro de la prisión y le pidieron la Campaña que fuera su voz en el exterior.

Respondimos a su pedido, y desde entonces hemos trabajado con sus familiares para dar a la luz la verdad--y creo que uno puede ver los resultados de esto en el hecho de que el Gobernador Ryan indultó a cuatro de los 10 del Pabellón. El activismo en torno a estos casos en particular preparó el terreno para esta decisión.

Marlene
Ryan es un republicano. El está bajo investigación por haber aceptado sobornos, y cuando sometió el presupuesto del estado, fue despiadado al hacer los recortes [de servicios públicos]. Pero en este asunto, él fue más radical que cualquier otro político del estado.

Creo que hay mucha gente a la que se le hace difícil entender esto. Pero una cosa que implica es cuán persuasivo es el caso contra la pena de muerte--que bajo estas circunstancias, un republicano ordinario puede ser convencido. Ryan fue quien tomó la decisión. Pero a él se le presentó el caso y las razones para hacerlo.

Hubo muchas personas y años de la lucha que trajeron la situación hasta este punto, que lograron que esto pasara. Esta victoria abarcadora es una confirmación de que lo que hacemos tiene impacto--que el activismo fue central para esta victoria, aunque esto no sea reconocido por los medios noticiosos.

Y demuestra lo que es posible, que si uno lucha puede ganar, y que es la clave para ganar. No hay duda, esta victoria vigorizará todas fuerzas progresistas de este país.

El entusiasmo, el orgullo, la sensación de logro le ha proporcionado todo un nuevo nivel de confianza a estos activistas que han estado luchando en este frente por años, así como también a los recién llegados.

Se siente como que ahora cualquier cosa es posible, y esto es un sentimiento bueno. Se siente realmente como que esto podría ser el comienzo del fin para la pena de muerte en los Estados Unidos.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba