NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








La marcha de la libertad para los trabajadores inmigrantes

Por Orlando Sepúlveda | 15 de agosto de 2003 | Página 4

Centenares de organizaciones nacionales y obra locales del país se han propuesto reeditar las Marchas de la libertad del movimiento por los derechos civiles de los años 60s. Esta vez para luchar por el derecho de los trabajadores inmigrantes, documentados o no, a trabajar y vivir con dignidad y respeto en los Estados Unidos.

Para este propósito, organizadores en por lo menos diez ciudades se están movilizando para La Marcha de la libertad para los Trabajadores Inmigrantes, una marcha de dos semanas en autobúses planeada para comenzar a mediado de septiembre, con dirección a Washington DC y Nueva York, donde culminará con una demostración de por lo menos un par de cientos mil personas.

Según el sitio oficial de la campaña (iwfr.org), la meta principal será presionar la Casa Blanca y el Congreso para que produzcan legislación con el propósito de legalizar a los trabajadores indocumentados, facilitar la obteción de la ciudadanía, reunir a los trabajadores con sus familias, y proteger sus derechos y seguridad en el lugar de trabajo.

Los eventos hasta realizados muestran que los asuntos que afectan la comunidad inmigrante son más amplios, y toman variadas formas que dependen de la ciudad dónde ellos se encuentran. En un mitin en julio en St. Paul, Minn., así como lo reportó Work Day, activistas buscaban también restricciones en la aplicación de leyes de inmigración. En mitines organizados en la Costa Oeste un asunto prominente ha sido la muerte de inmigrantes como resultado de los controles de immigración, los cuales han empujado a los inmigrantees de utilizar rutas más peligrosas para entrar al país.

El 9 de agosto, un mitin de más de mil participantes, dio el inicio a la campaña en Chicago. La multi-nacional audiencia y oradores prometieron construir para asegurar la presencia de miles de residentes de Illinois en la demostración del 4 de octubre en Nueva York. También, los activistas en Chicago mostraron preocupación por el derecho de estudiantes inmigrantes a continuar su educación en las universidades, y de los trabajadores indocumentados a obtener sus licencias de conducir.

Gonzalo Cruz, de los trabajadores jornaleros, llamó la atención acreca de la humillante situación que ellos enfrentan, y cómo ellos son expuestos al abuso no sólo de contratistas pero también por parte de la policía. "Queremos dignidad y respeto...queremos que los arrestos paren," él dijo.

Una importante muestra de solidaridad fue la presencia de los trabajadores del Congress Hotel en huelga. Henry Miller, un barman por 25 años, y para el miembro de HERE Local 1, exhortó la audiencia a "mostrar [a los jefes] que ésta es realmente una ciudad de sindicatos mostrando solidaridad con los trabajadores en la huelga."

Al finalizar el evento, la mayor parte de los participantes acompañaron a los trabajadores Congress hotel a marchar el piquete con ellos. De la misma manera que en el mitin New Haven, Conn., el mes pasado, donde estudiantes musulmanes y árabes de la Universidad de Yale han sido detenidos y deportados debido tecnicidades secundarias, tal como un error en anotar una fecha en una registración, las leyes de migración post-septiembre 11 estuvieron también en la mente de los activistas de Chicago.

"Familias han sido destruídas," dijo Kareem Irfam, presidente del Concilio de Organizaciones Islámicas, "micro-empresarios, trabajadores en los aeropuertos [aludiendo a las redadas del servicio de inmigración], y taxistas han sido deportados tecnicidades. ¿Va usted sigue permitiendo eso?" Un sólido y un fuerte NO fue la respuesta de la audiencia.

Necesitamos construir para que La Marcha de la libertad para los Trabajadores Inmigrantes sea la demostración más importante en la lucha por los derechos de trabajadores inmigrantes en el último período. Legalización de los trabajadores indocumentados no finalizará la explotación de trabajadores, pero junto con mejorar la vida material de cientos de miles trabajadores y sus familias, proporcionará una escenario en el cual avanzar el interés de toda la clase obrera, ciudadana e inmigrante.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba