NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








Padre de soldado estadounidense que murió en Irak:
"Si nos unimos los padres de los soldados, podemos cambiar muchas cosas"

23 de enero de 2004

FERNANDO SUAREZ DEL SOLAR se ha convertido en un figura de prominencia nacional en la lucha contra la invasión y la ocupación estadounidense de Irak. Su hijo, un infante de marina llamado Jesús, fue uno de los primeros soldados de EE.UU. que murió durante la guerra el pasado marzo. Desde entonces, Fernando ha demostrado una férrea determinación en presentar su caso. Ha hablado en reuniones y foros alrededor del país y del mundo--a audiencias que van desde grupos pequeños de jóvenes de escuela secundaria hasta enormes concentraciones de manifestantes anti-guerra.

Él ha organizado una fundación para combatir los esfuerzos de las fuerzas armadas para reclutar a jóvenes latinos, y es integrante del grupo Military Families Speak Out (Familias Militares que Alzan Sus Voces). A principios de diciembre, Fernando viajó a Irak con otras familias militares para observar las consecuencias de la guerra y la ocupación. Él le describió a JUSTIN AKERS, de Obrero Socialista, sobre lo que vio allí.

- - - - - - - - - - - - - - - -

¿Por qué visitaste a Irak?

Eran dos metas, dos objetivos. Era conocer el área donde Jesús tuvo su accidente, donde mi hijo murió y poder cumplirle una promesa a mi esposa, que era llevar un crucifijo y plantarlo en el exacto lugar donde mi hijo murió.

Y la otra meta, era ver la realidad en las ciudades y platicar con la gente del pueblo de Irak y decirles, llevarles un mensaje de miles y miles de gente Americana, que el pueblo ordinario de América no es su enemigo y que también estamos sufriendo y que estamos llorando por esa guerra que pensamos era innecesaria.

¿Cómo ha sido afectado el pueblo iraquí por la guerra y la ocupación?

La guerra y la ocupación han afectado al pueblo en muchas formas. Primero, antes que nada, les ha afectado a sus familias porque han perdido miles de civiles, también miles de soldados iraquíes, ha muerto mucha gente.

Afectando la infraestructura de la ciudad, en el momento, en que no hay luz eléctrica en forma regular, el agua potable no existe, está totalmente contaminada. No hay servicio telefónico. Afectando el nivel de salud, ya que los hospitales no cuentan con los medicamentos necesarios, los médicos no han recibidos sus sueldos de tres o cuatros meses, hay mucha insalubridad dentro de los hospitales.

Afectando el nivel educacional. Muchas escuelas que fueron bombardeadas, están destruidas. Los alumnos no tienen artículos para estudiar, no tienen cuadernos. Por ejemplo, es necesario borrar el papel después de cada lección para usarlo otra vez.

Antiguamente, se usaba libros que nada más eran el Corán y cosas de Saddam Hussein. Actualmente ya no se utilizan y no hay un plan de estudios porque no hay gobierno. Entonces, eso también ha sido una desgracia para los niños de Irak, están perdiendo mucho tiempo sin educación.

Afectando también la seguridad, ya que no hay un cuerpo de policía realmente que digamos que es una policía que genere respeto, no existe orden. Ha creado también un problema con el abastecimiento de gasolina. La gente en Irak tiene que esperar hasta seis horas para poner gasolina en su carro.

En fin, el pueblo de Irak ha visto cambiada su forma de vida totalmente durante la guerra, y ellos esperaban que después del primero de mayo, ya con la caída de Saddam Hussein, las cosas iban a cambiar y que la fuerza militar iba a ayudar a reconstruir su pueblo, ¡ y no ha sido así! Han pasado los meses y sea generado un problema más fuerte que es el rechazo a las tropas militares en las calles y ellos están generando más muertos hoy en día.

¿Cómo respondió el pueblo iraquí a ti y tu visita?

El pueblo de Irak me recibió bien, con los brazos abiertos, fue una bienvenida que la verdad yo no me esperaba, yo esperaba que me rechazaran, pero no fue así, y la gente con que yo platiqué y los que me encontré en las calles, en los mercados, al saber que íbamos con un mensaje de paz, que éramos padres de militares que no queríamos la guerra, la gente nos invitaba a su casa. Hicimos muchos y muchos amigos dentro del pueblo de Irak.

¿Te topaste con tropas de EE.UU.? ¿Cómo respondieron a tu visita?

No nos dejaron entrar a las bases militares, pero pudimos platicar con soldados en las calles en los "checkpoints", en las entradas de las bases militares. La respuesta de todos ellos fue muy buena en el aspecto de que nos dieron la bienvenida también, nos dieron las gracias por haber ido a saludarlos, por llevarle las cartas de los niños dándoles muestras de apoyo y deseando que regresen a su casa.

Y sobre todo pudimos ver que todos con los que platicamos quieren regresar. Ya no quieren seguir allá, piensan que su trabajo ya terminó cuando Saddam Hussein ya no está en el poder, piensan que ya no tienen nada bueno que hacer allá, que lo que están esperando que pase sea matar a mujeres o niños inocentes, o morir por algo que ellos todavía no logran entender.

¿Cambia la situación la captura de Saddam Hussein?

Pienso que no porque según de las declaraciones de Bush, el objetivo no era capturar a Saddam Hussein, el objetivo era las armas de la destrucción masiva que no habían encontrado y la relación con los atentados del once de septiembre que no se ha podido demostrar. La captura de Saddam Hussein es buena para el mundo entero, un asesino menos libre, pero no cambia nada la ocupación en Irak.

Sino al contrario, parece ser que se despertaron mas odios dentro de los seguidores de Saddam Hussein y los atentados terroristas a los tropas americanas en Irak han ido en aumento porque al mismo tiempo las fuerzas americanas con la información que han recobrado de Saddam Hussein han empezado a arrestar más gente, y posiblemente gente inocente o gente culpable, no sabemos, pero la situación ha estado peor por la captura de Saddam Hussein.

La administración de Bush reclama que la resistencia en Irak se compone mayormente de los seguidores del Partido Baath, y elementos derrocados y descontentos del régimen depuesto. En tu opinión, ¿es esto un cuadro acertado de la resistencia iraquí?

Bueno, lo que yo pude constatar allá es que en efecto, sí hay una resistencia terrorista muy fuerte del Partido Baathista, pero también hay una resistencia civil independiente, que no tiene partidos políticos, que no están organizados; muchos de esos ataques terroristas que se han visto vienen de las propias familias que fueron victimas de la guerra, que perdieron un hijo, perdieron su casa, que fueron a pedir ayuda al nuevo gobierno provisional de Irak y no se la dieron; fueron a pedir ayuda a las fuerzas armadas americanas, al embajador Bremen y tampoco les dieron ayuda, no les dieron respuesta y esa gente esta actuando por su cuenta, solos.

Los están generando en cada momento, son más peligrosos que una resistencia organizada. Yo tuve la oportunidad de platicar con una familia a la que le mataron su hijo, un muchacho de doce años de edad que no tenía armas, no era miembro de ningún partido, un niño, y el hermano de veinticinco años nos dijo muy claramente: "¡Yo quiero vengarme, y cuando pueda voy a matar soldados!" Eso es lo peligroso.

Viajaste a Irak con otras familias militares y veteranos contra la ocupación. ¿Qué papel pueden desempeñar las familias militares para lograr el fin de la ocupación?

Sí, fui con otros padres de familia que tienen hijos actualmente en Irak. Por ejemplo, una señora hispana de Arizona que tiene un hijo y una hija en Irak y otros con hijos allá. Ellos están mostrando un ejemplo muy fuerte de que sí nos unimos los padres de los soldados, podemos hacer muchas cosas. Podemos cambiar muchas cosas. Este viaje es una muestra de lo que se puede hacer para beneficio de nuestros muchachos y para beneficio de la paz mundial.

Yo quiero imaginarme que de repente fueron no cuatro padres de familia o cinco, como fuimos nosotros. Sino que fueron cien madres y cien padres de familia con hijos en Irak, o más, que fueron a Irak a querer ver a sus hijos. ¿Que respuesta iban a recibir esas familias del gobierno de Bush? ¿También los iba a atacar? Y creo que esa demostración sería muy importante para obligar al gobierno de Bush a regresar a nuestros muchachos a sus casas.

Y aparte de lo que pueden hacer aquí en los Estados Unidos, pues pueden unirse para hablar, no cada cual por su lado, si no todos en una sola unión, que es lo que logra más fuerza; como el grupo que existe, Military Families Speak Out, que ya somos cerca de 2 mil padres de familia y que estamos haciendo diferentes demostraciones, concentraciones, marchas, escritos a la prensa, escritos a las congresistas; esas son varias actividades que pueden hacer esos padres de familias.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba