NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








Condenado por negarse a pelear en la guerra de Bush
"Gente como Camilo revelan la verdad"

23 de julio de 2004

EL PRIMER soldado estadounidense que públicamente se negó a pelear en la guerra de Bush en Irak fue condenado por deserción el 21 de mayo. El sargento Camilo Mejía fue sentenciado a un año de labor forzada y fue dado de alta del ejército por mala conducta.

Mejía participó en la invasión de Irak. Después de una licencia de dos semanas, se negó a regresar a su unidad porque creía que la guerra no era justa. "No me arrepiento de nada--de nada", dijo Mejía, antes de que el jurado dictara sentencia. "La asumiré porque iré con mi honor, sabiendo que hice lo correcto", dijo él.

Varias semanas antes de su juicio, Mejía dijo, "La justificación para esta guerra es el dinero, y ningún soldado debiera ir a Irak y dar su vida por petróleo. He presenciado el sufrimiento de un pueblo cuyo país está en ruinas y cuya gente es humillada por las redadas, las patrullas y los toques de queda de un ejército de ocupación. Mi experiencia en esta guerra me a cambiado para siempre".

TODD ENSIGN es un abogado y el director de Citizen Soldier, una organización de apoyo a los soldados. Él fue parte del equipo de defensa de Camilo, dirigiendo los aspectos de prensa y política. Fue entrevistado por Eric Ruder, de Obrero Socialista, el día después de la sentencia

- - - - - - - - - - - - - - - -

¿PUEDES DESCRIBIR el juicio de Camilo?

DADO QUE Camilo fue enjuiciado en una corte especial en vez de general, recibió el castigo máximo. Pero en mi opinión, se ganó una victoria importante con la decisión de no llevar el caso de Camilo a una corte general, porque eso hubiera ofrecido la posibilidad de una sentencia de cinco años y de un alta deshonrosa.

Un alta por mala conducta es mala, pero un alta deshonrosa es lo peor. No recibió lo que podría haber recibido por deserción si hubieran decidido ir a la corte más poderosa.

Entonces eso fue una victoria, porque decidieron mostrarse menos draconianos. Ayer leí un ejemplar del periódico de la base militar--es dirigido por civiles que venden los anuncios, pero el ejercito les da todo el contenido editorial.

Y esta semana, en el Fuerte Stewart, que es una base grande, en la lista de crímenes, de los cuales la mayoría son menores, como no usar la señal para virar, aparecen 17 deserciones o ausencias sin licencia (AWOL) en una semana. Para una base de infantería activa, yo consideraría esto como un número significativo de deserciones y ausencias sin licencia para una semana.

Siguen pintando un panorama--como parte de la técnica de "grandes mentiras" de Rumsfeld y Bush--en el que todo está bien, la moral del ejercito está alta y los soldados respaldan esta guerra. Por supuesto gente como Camilo muestran que esto no es verdad.

¿QUIERE EL ejército usar esta condena para intimidar a otros soldados que piensan igual que Camilo?

CIERTAMENTE. ÉL fue enjuiciado por un jurado compuesto de comandantes de infantería de carrera. Estos son coroneles y comandantes, y esta gente dirige unidades de infantería. Y están ahí sentados, mirando a un tipo que es muy creíble, muy inteligente, muy sincero, muy concienzudo. Y están pensando que esto es su peor pesadilla--que en su unidad tengan este problema, esos 17 que están AWOL esta semana.

¿Permitirán que este tipo salga libre, solo le darán un alta por mala conducta sin encarcelamiento, o solo tres meses de cárcel? ¿Harían eso? Dados sus intereses institucionales--eso es, dirigir una infantería--la respuesta es no.

LA CORTE militar no le permitió a tu equipo de defensa presentar su caso. ¿Por qué?

NOSOTROS PROPUSIMOS al ex-Procurador General Ramsey Clark, que en los últimos 30 años también a tenido extensa experiencia en derechos humanos internacionales, como testigo. De echo, él represento al Capitán Larry Rockwood hace como seis años--quien fue el capitán del ejército que intento reportar crímenes de guerra cometidos en Haití por los Estados Unidos. A él también lo sometieron a una corte marcial y lo enjuiciaron por varias ofensas.

Otro testigo que teníamos era el Profesor Jules Lobel, que viene de la Escuela de Leyes de la Universidad de Pittsburgh y es vicepresidente del Center for Constitutional Rights, una de las principales organizaciones de litigación de derechos civiles en el país. El Profesor Frances Boyle era nuestro tercer testigo, quien ha escrito un par de libros que son tratados definitivos de como montar una defensa legal internacional en juicios criminales.

Estas son tres personas que probablemente saben más que nadie en este país sobre el derecho internacional y como se aplicaría a este caso, y como quiera el juez solo los dejó testificar muy brevemente--y solo respecto a la moción del estado para suprimir toda nuestra evidencia.

El gobierno se puso bien agresivo, aun antes del juicio, y sometió una moción para restringir la evidencia. Y el juez, luego de escuchar por solo 15 minutos, paró el testimonio, diciendo que había escuchado suficiente. El día siguiente aprobó la moción del estado que ninguna evidencia podía ser presentada o ni siquiera se podía hacer referencia en la corte en cuanto a defensas de derecho internacional que Mejía hubiera podido hacer bajo las leyes internacionales.

Pero en esta área el caso de Mejía era particularmente fuerte. Mejía estuvo en Al-Asad--que es otro centro de detención como la prisión de Abu Ghraib--donde presenció el abuso y el no dejar dormir a los detenidos en mayo del 2003. El centro de detención era controlado por tres interrogadores, que se vestían de civiles y usaban con seudónimos. Uno usaba el nombre de "Rabbit," y el otro "Whitey".

Ellos estaban a cargo y les decían a los soldados que prisioneros tenían que "ablandar", que significaba tenerlos entre 24 y 48 horas sin dormir. Tomaban pistolas descargadas y apretaban el gatillo con el arma apoyada en las sienes de los prisioneros. Golpeaban las paredes con marrones, y despertaban a los prisioneros y los hacían caminar constantemente.

Esto perturbó mucho a Mejía. Ahora el gobierno está enjuiciando a otros soldados por crímenes relacionados a la tortura, y aquí hay un muchacho que dice que no volvería para hacer eso. Y lo están enjuiciando por negarse a volver. Esto es claramente una paradoja.

Por un lado, el ejército está enjuiciando gente por las cosas en que Camilo se negó a participar. Y el derecho internacional respecto a los prisioneros es muy claro. No hay duda que estos tratamientos por parte de los soldados estadounidenses son ilegales. Puedes leerlo todos los días en los periódicos, y nadie niega que estas son violaciones de la Convención de Ginebra.

Eso es lo que Mejía alega--que vio estas cosas suceder, y que temía que si volvía de su licencia, podría ser obligado a hacerlas otra vez. Y dado que ya lo había visto, esto era una suposición razonable. No es simplemente hipotético. Había estado allí y lo vio. Esto le da fuerza a su declaración, pero con un juez militar, esto obviamente no tiene tanto peso.

Lo otro que vio Mejía ahora esta apareciendo en los periódicos--el New York Times publicó un articulo hace unos 10 días--sobre el papel de los contratistas privados. Han identificado por lo menos a dos de estos grupos que tenían contratos con el Pentágono para llevar a cabo las interrogaciones.

Esta es otra gran violación de la ley internacional respecto al abuso y la tortura. En los juicios de Nuremburg, después de la segunda guerra mundial, unos soldados alemanes fueron acusados de transferir a judíos y a otros prisioneros a los ucranianos, quienes eran usados para propósitos de interrogación. Fueron acusados y condenados por maltratos que ocurrieron mientras que los prisioneros estaban bajo la custodia ucraniana.

La Convención de Ginebra fue escrita en tal manera que no puedes transferir prisioneros a una tercera parte y evadir la responsabilidad de tratamiento justo. Rumsfeld dice cosas como, "Ey, esos no eran soldados. Solo les pagaban por hora trabajada". ¿Qué es esto? ¿Les pagan $5 por uña?

Esto es muy tenebroso y cínico, un paso atrás--emplear a estos mercenarios para que torturen. Ramsey hizo un punto muy bueno sobre esto. Tenemos una gran oportunidad, dijo, porque este país está bajo severa crítica por el resto del mundo, donde nadie cree que aceptamos la autoridad de la ley.

Tenemos una oportunidad aquí, le dijo al juez, para empezar a cambiar esto, para decir que sí respetaremos el derecho internacional, y tenemos que empezar con este caso. Pero el juez no nos permitió presentar ninguna evidencia.

No es solo que la evidencia no convenció al jurado--no se permitió que el jurado oyera ni una palabra de esta evidencia. Nos cortó antes que de pudiéramos si quiera presentar nuestro caso, y mucho menos de comprobarlo. Eso es simplemente un tratamiento desdeñoso.

AUN ANTES de las revelaciones de tortura, Camilo se había opuesto a la guerra basado en que era inmoral, una guerra por petróleo para el beneficio de las corporaciones. ¿Pudo él expresar algo de esto?

DURANTE EL tiempo que estuvo en la silla de los testigos, lo interrogaron acerca de sus puntos de vista. Pero el juez había decidido que no le permitirían referirse su solicitud de objetor de conciencia (OC), y ahí era donde él había declarado muchas de esas cosas.

Entonces cuando Mejía empezó a hablar del tema, el fiscal se opuso, y el juez sostuvo su objeción, diciendo que Mejía había sido instruido sobre no hablar del carácter de su solicitud de OC o de su contenido. Así que un poco de esto salió, pero ciertamente no lo que queríamos.

ASÍ QUE el juez y el fiscal querían limitar el procedimiento solamente a la cuestión de si Mejía volvió al servicio cuando concluyó su licencia.

EXACTAMENTE. ELLOS querían comprobar que el 16 de octubre él no fue al aeropuerto de Baltimore para embarcarse de vuelta a Irak. Para ellos, eso es el caso--y por supuesto, eso no es sorpresa si entiendes la mentalidad del ejército. Ese es el problema--no se subió al avión. Nada más importa.

Qué lo llevó a esa decisión, qué vio en Irak, qué vivió, qué sintió--es todo irrelevante. Y también si los reclamos de derecho internacional tienen algo de mérito--irrelevante.

Una burla de corte no es una descripción exagerada. Fue una vista inventada, cerrada y usurpada. La gente que entra a ese sistema, si saben algo de este, saben que este es el resultado más probable.

El problema es que no tienes otros foros--no puedes ir a la corte federal y decir que no nos dieron una audiencia justa aquí. El ejército tiene autoridad total sobre estos casos.

Hay apelación automática en el ejército. Tienen una corte de apelaciones intermedia, y también una corte de apelaciones superior. Están compuestas de jueces civiles, y son como una mini-Corte Suprema en el ejército--y estas son opciones que vamos a intentar.

Había un asunto más en el caso. Qué Camilo no es ciudadano. Hace 150 años que existe un tratado entre EE.UU. y Costa Rica, y Camilo es ciudadano de Costa Rica y de Nicaragua. Hay tratados como este con como 15 países, y el tratado dice que los ciudadanos de ninguno de los países será sujeto al servicio militar obligatorio de otro de estos países.

Tenemos un argumento legal bastante fuerte en que cuando le extendieron el servicio a Camilo pasada su fecha de alta de abril del 2003--cosa que hacen con miles de soldados con las ordenes de parar pérdidas (stop-loss)--esto fue claramente servicio militar obligatorio. Y dentro de los términos del tratado, él no puede ser sujeto a eso. Lo tenían que dejar ir del ejército.

Pero el juez falló que cuando te enlistas, tu accedes a ser sujeto de las ordenes de parar pérdidas en el caso de una crisis de seguridad nacional. El lenguaje ahora existe en el acuerdo de enlistado--los abogados del ejercito han arreglado eso. El juez falló que el tratado no aplica porque Camilo renunció a sus derechos bajo el tratado.

Yo creo que si conseguimos los recursos--y no estoy seguro que podamos--para ir a la corte federal, a lo mejor conseguimos un juez que se fije en eso durante los procedimientos de habeas corpus. La otra cosa que nos ayudaría es si Costa Rica--y puede ser que esté dispuesta a hacer esto--se expresa a favor de Camilo.

De echo, durante la primera guerra mundial, hubo muchos soldados que fueron dispensados bajo estos tratados. En términos legales, esto es un asunto bastante directo y ganable, pero el juez aquí se rehusó a considerarlo.

Después del juicio de Camilo, todos los periódicos importantes del país están mostrando estas fotos de como sacan a Camilo de la corte--cualquiera diría que fuera un asesino en masa. Lo tienen encadenado, con un guardia de dos metros a cada lado armado con una pistola. El último colmo es que hay un soldado parado al margen que parece estar aplaudiendo. ¡Como que le agrada que hayan puesto a este criminal peligroso donde pertenece!

¿QUÉ RESALTA el caso de Camilo sobre la oposición a la guerra y a la ocupación entre los soldados?

COMO MENCIONÉ, me sorprende la cantidad de deserciones en el periódico de la base--son más de lo que esperaba. Obviamente, no todos esos son un Camilo Mejía. Algunos se fueron porque su novia amenazó con irse con su niño, o porque su madre tiene enfisema y no puede trabajar más--estas son algunas de las razones por las que la gente se va AWOL.

Pero estoy seguro que entre esos 17, hay gente que de varias formas llegó a la conclusión que esto no es algo que quieren hacer--aun si no es con una motivación tan políticamente formada como la de Camilo. Lo que quiero decir es que hay oposición latente y hay oposición activa--igual que durante la guerra de Vietnam.

A veces, la gente romantiza el movimiento de los soldados en Vietnam, pero habiendo sido parte de eso y habiendo hablado con cientos de soldados a través de los años, algunos de ellos iban a los cafés para conseguir citas--o lo que sea. Todo lo que estoy diciendo es que la resistencia toma muchas formas.

En este punto, el potencial existe, y la ventaja que tenemos hoy es que gracias a la Internet, entre otras cosas, somos mucho más capaces de comunicarnos y de diseminar ideas.

La desventaja es que no existe una estructura que les permita a los soldados sentirse apoyados--sentirse parte de algo más grande que ellos mismos--que es necesario para la conciencia política y el activismo político. Eso es un déficit real.

El movimiento de los cafés surgió mayormente después de la Ofensiva de Tet en 1968, y sí les dio--en una forma limitada-- a los soldados un lugar a donde ir, un poco de consejería y apoyo, y hasta ayuda legal. Y por supuesto, les proveyó ideas--mesas de literatura, librerías, y todo tipo de cosa.

Pero eso no existe ahora. No hay nada en el Fuerte Stewart que siquiera comience a ofrecerles eso. Eso es algo que el movimiento anti-guerra, tal como está, tiene que discutir, y eso no lo hemos hecho.

Citizen Soldier está en Nueva York, y yo recibo llamadas de soldados AWOL--o más a menudo, de familias de soldados AWOL--que quieren saber que pueden hacer. Y el problema es que estas son luchas duras. Este caso requirió muchos recursos y energía y gente, y al final perdimos, que fue una desgracia, pero no fue a la corte general, y eso fue una victoria, como dije.

Le resistencia existe, el potencial existe, y los soldados mismos están ahí, haciendo declaraciones políticas inconscientes al desaparecerse. Pero dentro de mi panorama, solamente llega hasta ahí. Esta gente puede ir volviendo poco a poco al Fuerte Stewart y a otras bases, y son enjuiciados a distintos niveles. A algunos les darán una palmadita en la mano y los mandarán de vuelta a sus unidades, y a otros los echarán en cortes especiales, y no tenemos contacto con ellos.

Y no hay forma en que podamos decir que hemos formado un movimiento de soldados. Hay muchos individuos tratando de hacerlo, y a lo mejor hay formaciones emergentes en algunas bases--no sé, y no me quiero presentar como un experto en este punto. Pero habiendo estado acá en el Fuerte Stewart durante la última semana, y habiendo visto lo que he visto, nos falta un trecho.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba