NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








LO QUE PENSAMOS
Millonario vs supermillonario

23 de julio de 2004 | página 2

Aún no sabemos quién ganará las elecciones, pero sabemos algo del próximo presidente.

Él será de los más ricos del país y estará relacionado a las corporaciones y a los políticos de Washington. Él estará determinado a imponer su voluntad en el "nuevo" Irak y no dudará en enviar más soldados. Va a defender al aliado favorito de Washington, Israel...no importa cuán brutal sea la represión israelí contra los palestinos.

Y sabemos esto de las declaraciones de Kerry, las que muestran que él está de acuerdo con Bush en mucho más de lo que difiere.

Pero todo lo que escuchamos son las pequeñas diferencias, porque para la mayoría de los liberales esta elección se ha convertido en "la más importante de nuestras vidas". Este resultado no cambiará el panorama político. Sobre la ocupación de Irak, por ejemplo, Kerry critica los cuándos y cómos, no los por qués--como si Estados Unidos debió haber invadido a Irak.

A millones que se oponen a Bush y su guerra por petróleo e imperio, se les ha dicho que pueden detenerlo con su voto. Pero en la "oposición" tienen a un Demócrata que está tan comprometido con los intereses de Washington como Bush. Votar por Kerry es votar por las políticas de Bush, con otra cara. Si esta elección fuera "la más importante de nuestras vidas", ¿por qué los Demócratas no ponen a Bush a la defensiva? En cambio atacan a Ralph Nader, el único candidato que ha tomado los asuntos que Kerry no se atreve--la guerra contra Irak, la avaricia corporativa, y los ataques a las libertades civiles.

En julio, el director del Comité Nacional Democrático Terry McAuliffe habló por televisión para cotorrear acerca del financiamiento republicano de la campaña de Nader, pero se calló acerca de los esfuerzos de su partido para dejar a Nader fuera de la elección. Según dijo la Republicana Carole J. Jordan, "los Demócratas se quejan de la privación del derecho a votar [por los Republicanos], pero sin ningún problema le echan sus abogados a Ralph Nader". Cuando un Republicano sale defendiendo los derechos básicos democráticos, sabemos que los Demócratas se han sumergido a nuevas profundidades.

Atacar a Nader no es nada nuevo para tipos como McAuliffe, quienes lo culpan por la derrota de Al Gore. Los "progresistas" también se han sumado a la diatriba contra Nader, incluyendo a algunos que lo apoyaron en el 2000. El Partido Verde se rehusó a endosar a Nader este año, y nominó a David Cobb, quien solo corre en los "estados seguros" para no amenazar a Kerry en los "estados en disputa". Su compañera de lista, Pat LaMarche dijo a un periódico que no votaría por ella misma si esto afectara a Kerry.

En seguida, el columnista Norman Solomon, quien apoyó a Nader en el 2000, aplaudió a los Verdes y escribió, "a medio camino de las elecciones, mientras su base electoral decrece, uno de los grandes reformadores del siglo XX se va a la deriva". Pero es Solomon quien está a la deriva y se aleja de lo que él mismo una vez abogó--la necesidad de una alternativa política independiente de los dos partidos corporativos.

Construir esa alternativa empieza por rechazar la lógica de "cualquiera que no sea Bush".

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba