NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








GOBERNADOR DE PUERTO RICO
Resultado electoral cuestionado

Por Roberto Barreto | 26 de noviembre de 2004 | página 3

SEGÚN LOS resultados preliminares, en las elecciones de noviembre el ex-gobernador Pedro Roselló perdió la carrera a la gobernación ante el candidato del Partido Popular Democrático (PPD), Aníbal Acevedo Vilá. Sin embargo, los resultados finales de las elecciones están cuestionados. No solo se hace un recuento, sino que se debate en los tribunales la validez de las papeletas mixtas (con votos para candidatos de distintos partidos).

Ambas cámaras legislativas y muchas de las alcaldías quedaron en manos del Partido Nuevo Progresista (PNP). A la vez, el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) no obtuvo suficientes votos para permanecer inscrito como partido y ha reiniciado el proceso de recoger firmas para recobrar su franquicia electoral.

En general, los resultados de las elecciones apuntan a un amplio rechazo a la gestión de la pasada administración PPD que prometió reducir la pobreza, el desempleo, la violencia y la corrupción pero fracasó miserablemente. La administración de Sila Calderón, continuó los operativos policiacos contra las comunidades pobres, atacó los sindicatos y calladamente adelantó la política de privatizaciones.

La victoria legislativa del PNP se monta sobre este sentimiento anti-incumbente. La notable excepción lo fue su candidato a gobernador, Pedro Roselló, a quien el pueblo no perdona por haber dirigido el gobierno más corrupto del que se tenga memoria, entre los años 1993-2000. Miles de electores del PNP, y del PIP votaron mixto para favorecer a Acevedo Vilá y así impedir una victoria de Roselló.

El PIP por su parte corrió una campaña en que no hizo mención alguna del independentismo. Llamaron a un voto protesta contra la inefectividad de los partidos principales que han gobernado en las últimas cuatro décadas sin resolver los principales problemas del país. El PIP insistió que podría administrar la colonia mejor que los partidos colonialistas. Al final miles de pipiolos desoyeron las directrices de su propio partido y votaron por el PPD o por su candidato a gobernador.

En general los electores dan muestras de disgusto con los partidos políticos tradicionales. Siete nuevos partidos regionales fueron inscritos en estas elecciones. La participación electoral ha ido disminuyendo gradualmente, aunque continúa alta. En 1984 votó el 88.9 por ciento de los electores, mientras que en estas elecciones participó el 80.9 por ciento.

Gane quien gane no tendrá grandes repercusiones en la vida de los puertorriqueños, pues las plataformas del PPD y el PNP son casi idénticas.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba