NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








Escuadrones de racistas acechan la frontera
Cacería de brujas contra inmigrantes en Arizona

Por Jeff Bale | 18 de marzo de 2005 | página 2

DURANTE EL mes de abril se esperan unos 500 'vigilantes' en la frontera entre Arizona y México. Estos racistas forman parte del "Proyecto Minuteman"--la mayoría ni siquiera son de Arizona--y pretenden acampar todo el mes y "patrullar" la frontera buscando atrapar a inmigrantes indocumentados.

Los minutemen originales eran los soldados de la Revolución Americana, quienes lucharon hace unos 225 años atrás en contra de Gran Bretaña por la independencia de Estados Unidos. Estos "minutemen" de hoy se presentan como patriotas, que supuestamente solo quieren que se cumplan las leyes migratorias de EE.UU., pero en realidad son el sector más racista del movimiento anti-inmigrante de este país.

Uno pensaría que la Patrulla Fronteriza y el FBI recibirían con brazos abiertos la ayuda de estos vigilantes. Después de todo, estas dos agencias federales siempre se quejan que el gobierno no les da los recursos suficientes para "proteger nuestra frontera". Pero al contrario, el FBI dice que la cantidad de racistas organizados que van a participar en el "patrullaje" les obliga a mandar a agentes para vigilar a los vigilantes.

Según el Southern Poverty Law Center (SPLC, por sus siglas en inglés), un centro que estudia las actividades de grupos supremacistas blancos, el patrullaje es entre los temas más discutidos en los sitios de la internet de grupos racistas extremistas como Aryan Nation. De hecho la página principal de Aryan Nation contiene un enlace a la página del Proyecto Minuteman justo debajo del encabezado que lee: "A call for action on part of ALL ARYAN SOLDIERS" (Un llamado a la acción por parte de TODOS LOS SOLDADOS ARIOS).

Los líderes del Proyecto Minuteman prometen que excluirán a los supremacistas del patrullaje y que darán sus nombres al FBI. James Gilchirst, el líder principal, citó en su página de la red, de su entrevista con el periódico Arizona Republic: "No se permitirán rifles, ni armas largas. Las pistolas están 'OK.' No usar camuflaje en el pueblo...Y las swásticas no son bienvenidas".

Heidi Beirich, del SPLC sospecha de todas estas promesas. "[A pesar de sus supuestas intenciones], las cuales dudo mucho, es bien probable que alguna de estas personas tan feas lleguen hasta la frontera. Y es peligroso: estas son personas que odian a la gente de color".

Desafortunadamente, este patrullaje que se llevará a cabo en abril es el próximo paso lógico para la política migratoria en Arizona. Durante las elecciones de noviembre, los votantes de este estado aprobaron la Proposición 200, la cual excluye a los inmigrantes indocumentados de recibir cualquier servicio del gobierno. Obviamente, el éxito en la votación les ha dado más confianza a los derechistas anti-inmigrantes, sobre todo a los racistas que quieren poner en vigor dichas leyes por la fuerza.

Aunque una coalición de Arizona inició la campaña a favor de la Proposición 200, esta no logró arraigo durante la campaña eleccionaria hasta que el grupo anti-inmigrante nacional, FAIR, llegó con un gran barril de fondos y activistas. FAIR fue franco sobre su meta: quería aprovecharse de una campaña local para provocar un nuevo movimiento nacional en contra de la inmigración.

Y en cierta forma lo lograron. Los líderes del "Proyecto Minuteman" no son de Arizona, sino de California. La gran mayoría de los 'vigilantes' que se esperan en abril son de estados bien lejanos de la frontera. Así que el sector más derechista y racista del movimiento anti-inmigrante nacional se va reunir este abril en Arizona.

Es decir que los que apoyan los derechos de los inmigrantes, no sólo en Arizona sino en cualquier estado y en cualquier parte del país, tienen que revigorizar el movimiento pro-inmigrantes.

Este movimiento no debe reflejar la traicionera política liberal, que se pone de acuerdo con los derechistas cuando dice que "la inmigración es un problema--solo que tenemos soluciones diferentes". Esta fue la consigna de la coalición que se formó en Arizona en contra de la Proposición 200--y que terminó derrotada de forma horrible.

En cambio debemos rejuvenecer el movimiento pro-inmigrantes para que combata el racismo abierto de las campañas como el "Proyecto Minuteman,", y que luche por un mundo sin fronteras.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba