NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








Juez declara guerras de EE.UU. ilegales

Por Héctor Reyes | 20 de mayo de 2005 | página 4

El contramaestre de tercera clase Pablo Paredes obtuvo una victoria inesperada en el juicio que la Marina de EE.UU. había entablado contra él por haberse rehusado a abordar el buque Bonhomme Richard que partió de San Diego el pasado diciembre para llevar tropas frescas a Irak.

Paredes se había rehusado a ser cómplice de la guerra de Bush en Irak, y dijo que prefería ir a una prisión militar antes de llevar a Marines jóvenes a morir, ser mutilados o a matar a gente inocente en Irak.

Paredes había sometido su solicitud como objetor de conciencia, pero la Marina procedió a enjuiciarlo como desertor. En apoyo a Pablo, una campaña nacional de voluntarios se tiró a las calles recogiendo firmas, y hablando en iglesias, centros comunales, etc.

La presión popular generada, y el odio tan grande a la guerra que se está generando en el pueblo explican la decisión del juez naval, el Teniente Comandante Robert Klant, quien no le impuso ninguna condena de cárcel a Paredes.

Klant desestimó los cargos que equivalían a deserción y sólo lo penalizó por haber concientemente evadido la partida de su buque, por lo que lo sentenció a dos meses de movimientos restringidos, a tres de trabajo forzado, y a una reducción de rango. Asombrosamente, el juez Klant admitió que "Creo que el gobierno ha probado exitosamente que cualquier miembro del servicio militar tiene causas razonables para creer que las guerras de Yugoslavia, Afganistán e Irak eran ilegales".

La lucha de Pablo, como la de otros soldados que se han rehusado pública y valientemente a participar en la guerra--gente como Camilo Mejía, y el Sargento Kevin Benderman, quien también está enfrentando actualmente cargos militares--es una parte muy importante del movimiento contra la guerra. Esta victoria debe fortalecer nuestros esfuerzos para acabar con la ocupación de Irak y hacer que las tropas de EE.UU. regresen a casa inmediatamente.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba