NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








¡No a la ejecución de Tookie Williams!

Por Bridget Broderick y Phil Gasper | noviembre-diciembre de 2005 | página 4

LA LUCHA a favor el reo condenado a muerte, Stanley Tookie Williams, se puso en marcha al cierre de esta edición de Obrero Socialista.

El 19 de noviembre se manifestaron más de mil personas durante un concierto frente a la prisión San Quentin, donde se encuentra Williams en el pabellón de la muerte. El rapero Snoop Dogg trató de visitar al preso famoso, pero las autoridades no lo dejaron.

Los laureados del premio Nobel para la Paz--inclusive el Arzobispo Desmond Tutu de Sud Africa y casi 120 otros--unieron sus voces a los activistas que exhortan al gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, a conmutar la sentencia a muerte de Williams. Activistas en muchas ciudades a través del país están organizando acciones para el 30 de noviembre, el día nacional de acción para Stanley Tookie Williams.

En octubre, el Tribunal Supremo de EE.UU. rechazó el pedido de apelación de Tookie. El procurador general de California, el Demócrata Bill Lockyer, en seguida pidió la fecha de 13 de diciembre para la ejecución de Williams.

Los oficiales de San Quentin transfirieron a Stan al área asegurada donde mantienen a los presos condenados a muerte con el fin de prepararlos para la ejecución--con casi tres semanas de anticipación.¿Por qué tanta prisa? Parece que quieren acallar su voz tan rápido como sea posible.

Le han prohibido hacer llamadas o participar en los eventos "En vivo desde el corredor de la muerte" que se han organizado como parte de la campaña para salvar su vida. No se puede comunicar con los jóvenes en centros sociales através del país, a pesar de que su voz haya alentado miles de ellos a evitar unirse a las pandillas en los últimos años.

En 1971, a los 17 años, Williams fundó la pandilla los Crips, una de las pandillas más notorias de Los Angeles. Ocho años más tarde, la policía acusó a Williams de cometer cuatro asesinatos, sin ninguna evidencia física que lo ligara a los crímenes. Pero fue hallado culpable y condenado a San Quentin por un jurado en que todos los potenciales jurados afroamericanos fueron descartados.

El febrero pasado, el juicio federal del Noveno Circuito dictaminó en contra de Williams por un voto de 15 a 9. Pero la minoría de la corte condenó "la flagrante selección del jurado basada en su raza" en el juicio original de Williams. Ahora, el nuevo Tribunal Supremo de John Roberts también ha ignorado ese racismo patente.

En la prisión, Williams empezó a rehabilitarse. Dejó los Crips y habló contra la violencia pandillera. Durante la década de los 90, él escribió una serie de libros para niños que desenmascaraba las pandillas, el crimen y la prisión. Uno de ellos, La Vida en la Prisión, ha recibido honores nacionales. Se ha utilizado en las escuelas, los centros penitenciarios y las prisiones juveniles alrededor del mundo.

Más de 70,000 personas han escrito al sitio de web de Stan, expresando su apreciación por su trabajo. Muchos dicen que ellos mismos han optado por no unirse a las pandillas o que han dejado de asociarse con las pandillas a consecuencia de leer sus libros.

El año pasado, miembros de pandillas en Newark, Nuevo Jersey vieron Redención--la película acerca de la vida de Tookie en que lo personifica el actor Jamie Foxx--y negociaron una tregua basada en el "Protocolo de Tookie para la Paz". Antes del tratado de paz, las pandillas habían sido responsables por 34 asesinatos en los primeros cuatro meses de 2004. Al firmar el tratado en mayo, se detuvieron los asesinatos pandilleros en Newark, y se ha mantenido en efecto la tregua.

Desde 2001, él ha sido nominado para el Premio Nobel de la Paz cinco veces. El año pasado, ganó el Premio por la Temporada sin Violencia.

Es muy probable que Stan haya salvado centenares de vidas en los últimos años. Ha de ser obvio que debiera permitírsele seguir este trabajo por mucho tiempo.

Pero su vida representa un desafío a una de las suposiciones básicas del bárbaro sistema de pena capital--que aquellos en el pabellón de la muerte son incapaces de expiar sus faltas y contribuir en forma positiva a la sociedad. Por eso, sus críticos derechistas rechazan que la transformación de Stan sea verdadera. Prefieren acallarlo tan rápidamente como puedan.

Después de años de representación legal inadecuada, Williams ahora tiene uno de los bufetes principales trabajando a su favor. Están procurando que los tribunales reabran el caso basándose en evidencia nueva, a la vez que preparan su pedido de clemencia a Schwarzenegger.

Pero si no hay presión del público, una estrategia estrictamente legal va a fracasar. Lo único que puede detener la ejecución de Stan es una campaña masiva através del país y alrededor del mundo.

Para información acerca de lo que se puede hacer para ayudar, favor de visitar www.savetookie.org.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba