NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








El derecho al aborto bajo ataque otra vez

Por Nicole Colson | marzo-abril de 2006 | página 2

La guerra contra el derecho al aborto de la mujer se ha arreciado. Pocas semanas después de que el ultraconservador juez Samuel Alito fuera confirmado para la Corte Suprema con muy pocas trabas, el estado de Dakota del Sur aprobó un proyecto de ley que prohibiría virtualmente todos los abortos en su jurisdicción.

Una de las auspiciadoras de la legislación, la senadora estatal Demócrata Julie Bartling dijo que es hora de una prohibición total del aborto. "En mi opinión, es la hora de que la legislatura de Dakota del Sur tome acción para proteger los derechos y las vidas de los niños no nacidos", dijo a los reporteros.

Legisladores en los estados de Indiana, Ohio, Georgia y Tennessee intentan aprobar otras prohibiciones similares.

Las propuestas son deliberadamente confeccionadas para impugnar el dictamen de la Corte Suprema en el caso de Roe v. Wade, que legalizó el derecho al aborto en toda la nación en 1973. Antes de que la Corte considere el caso de Dakota del Sur, es muy probable que considere otras recusaciones contra Roe, especialmente la prohibición federal del procedimiento abortivo efectuado durante el tercer trimestre del embarazo, que es llamado equivocadamente "aborto de nacimiento parcial" por los fanáticos antiabortos.

Hoy en día, todos los 50 estados tienen legislación pendiente o vigor en contra del aborto, y otras restricciones han limitado severamente el acceso al aborto en muchos estados--como las leyes que requieren el consentimiento de los padres para que sus hijas reciban abortos, periodos de espera mandatorios y requerimientos de consultación a las pacientes, y hasta reglamentos estrictos con respecto a la construcción de clínicas.

De acuedo a Nancy Keenen, presidenta de NARAL Pro-Choice America, el aborto legal podría estar condenado a desaparecer. "Creo que Roe será desmantelado a corto plazo," le dijo a Reuters. "Tenemos un presidente en contra del aborto, un Congreso que se opone al aborto, y ahora, con la confirmación del Juez Alito a la Corte Suprema, vemos la posibilidad de que la Corte se torne en contra del derecho al aborto también".

Keenen está correcta cuando habla sobre la coyuntura actual, pero los políticos conservadores y los tribunales no tienen toda la culpa. También comparten la responsabilidad los grupos defensores del aborto tradicionales que por muchos años insistían en cabildear y tratar de elegir a los Demócratas en vez de construir un movimiento de base semejante al que ganó el derecho al aborto en primer lugar.

Un millón de personas se presentaron a la Marcha Por las Vidas de las Mujeres en 2004. Pero los organizadores de la manifestación repetidamente le insistieron a la multidud que los Demócrats podrían "salvar" a la Corte Suprema y proteger el derecho al aborto.

En cambio, como vimos recientemente, los Demócratas no hicieron nada para bloquear la confirmación de Alito. De Hillary Clinton, que describe el aborto voluntario como "triste" y "trágico" a John Kerry, que auspicia un proyecto de ley que permitiría que los farmaceúticos conservadores puedan rehusarse a dispensar anticonceptivos, hasta Harry Reed, líder Demócrata en el senado que se opone al derecho al aborto, es dificil señalar a algún Demócrata que abogue por el derecho al aborto sin disculparse.

El mes que viene, los Demócratas van a hundirse aún más. Se espera que el representante Tim Ryan (Demócrata de Ohio) y el senador Ben Nelson (Demócrata de Nebraska) sometan un proyecto de ley que tiene como meta la reducción de los abortos voluntarios 95 por ciento durante el próximo 10 años.

Como señaló Katha Pollit, columnista de la revista The Nation: "¿Opinas que el aborto voluntario es trágico y terrible e incorrecto, que el dictamen de Roe v. Wade fue extremista, que el movimiento en defensa del derecho al aborto es elitista, insensible, autoritario, arrogante y posiblemente moribundo? En el debate actual en cuanto al derecho al aborto, esto te hace un defensor del derecho al aborto. A la vez que la nación marcaba el trigésimotercer aniversario de Roe v. Wade, era difícil encontrar a alguien que dijera algo positivo del derecho al aborto en público, y mucho menos del aborto en particular".

Los Demócratas han demostrado que no van a luchar por nuestros derechos. Esta es la razón por la que no podemos demorar en construir una lucha en defensa del aborto legal.

Esta lucha debe ser construida paso a paso, comenzando con charlas y foros que puedan recuperar la idea de que el derecho al aborto es una parte esencial de los derechos de la mujer, que organicen protestas y piquetes contra los fanáticos antiabortos, incluso cuando se presenten en las clínicas para hostigar a las mujeres. Es la hora de reconstruir un movimiento por el derecho al aborto, sin disculpas.

Traducido por Lance Selfa

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba