NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








¿Retirarán los sindicatos su apoyo a la amnistía?
El movimiento obrero y el tema de la inmigración

Por Lee Sustar | junio-julio de 2006 | página 2

¿Se alinearán los sindicatos detrás de uno u otro acuerdo traicionero elaborado por los Demócratas que incluiría una propuesta de un programa de trabajadores temporales (PTT)? O, ¿ mantendrán su postura a favor de la amnistía para los trabajadores indocumentados?

Debido a que decenas de miles de sindicalistas se presentaron a las inmensas marchas de trabajadores el primero de mayo, el movimiento obrero se siente obligado a responder a la creciente presión desde la base de sus propios sindicatos, que exige igualdad y justicia para los indocumentados--la amnistía para decirlo claramente.

De hecho, la AFL-CIO rompió formalmente con su postura anti-inmigrante hace seis años, cuando el consejo ejecutivo de la federación votó a favor de la exigencia de la amnistía para los trabajadores indocumentados. Desde entonces, el giro a la derecha de los Demócratas y las dos facciones que emergieron de la AFL-CIO han hecho borrosa la posición del movimiento obrero dentro del movimiento de trabajadores inmigrantes.

Por el momento, la AFL-CIO sigue oponiéndose a los PTT y aboga por la legalización completa de los indocumentados. "Creo profundamente que los trabajadores inmigrantes son nuestros hermanos y hermanas y que cada persona que trabaje en este país tiene el derecho a obtener todos los derechos civiles y oportunidades que existen para los trabajadores nativos de EEUU", afirmó el presidente John Sweeney de la AFL-CIO cuando dirigió su críticas contr el PTT.

"Tenemos que apoyar a los trabajadores inmigrantes porque el apoyo de todos los obreros representa la base de lo que significa la unidad y fuerza sindical. Los trabajadores seremos más fuertes siempre y cuando estemos unidos y así no permitamos que los patrones y los políticos nos compren para crear divisiones y mantener los salarios de los trabajadores bajos".

Esa es una declaración excelente de principios sobre el tema migratorio. Sin embargo, en este discurso, como en otros anteriores, la palabra "amnistía" no es mencionada. En lugar de la amnistía, hay formulaciones como "el paso a la ciudadanía" lo cual refleja la tarea imposible de conciliar su postura anterior con los argumentos aprobados por los Demócratas.

La coalición sindical Change to Win (Cambiar para Ganar o CTW, por sus siglas en ingles), que se separó de la AFL-CIO, parece estar a punto de abandonar su apoyo a la amnistía y de respaldar la adopoción de los PTT. Igual que la AFL-CIO, la CTW se opone a la criminalización de los inmigrantes que está incluida en la propuesta HR 4437--pero la coalición quiere que todos sepan que no titubean ante "la guerra contra el terrorismo".

"Fortalecer la frontera", escribió en marzo la presidenta de CTW, Anna Burger, debería "tener un enfoque en detectar y capturar a terroristas y aplicar la mano dura contra los contrabandistas criminales y también contra los patrones que rompan las leyes".

Burger está contenta con la propuesta de los PTT ya que el programa incluye "un riguroso estudio del mercado laboral que determinará la necesidad de nuevos trabajadores inmigrantes y la ausencia de trabajadores de EEUU dispuestos a tomar los empleos ofrecidos". Esto es una concesión a quienes sostienen que los inmigrantes les quitan los empleos a los trabajadores nativos de EEUU.

En la propuesta de Burger, los trabajadores temporales aun no tendrían la posibilidad de hacerse ciudadanos. Burger apoya el "paso al estatus permantente de los trabajadores extranjeros" y, según ella, su fórmula evitará la dependencia en los patrones para respaldar las peticiones de ciudadanía de los inmigrantes.

Otro líder de la CTW, John Wilhelm, el presidente del UNITE-HERE, públicamente ha respaldado el proyecto de ley ante el Senado que también incluye un PTT. Esas acciones desaniman el movimiento obrero, puesto que Wilhelm, entonces presidente del HERE, el sindicato de hoteleros, ayudó a iniciar la Caravana por la Libertad de los Inmigrantes de 2003.

¿Es el apoyo de un PTT la posición oficial de la CTW? Carole Forman, vocera de la CTW, afirmó a un reportero que la coalición no había tomado una posición sobre ningún proyecto de ley ante el Congreso. Pero el líder y presidente Terrence O'Sullivan, del sindicato Laborers, colabora con el Foro Migratorio Nacional (NIF, por sus siglas en inglés), el grupo empresarial que busca un PTT. Otros sindicatos de la CTW, como los Trabadajores Unidos de la Industria Alimenticia y Comercial (UFCW, por sus siglas en inglés), apoyaron un PTT en sus declaraciones públicas en marzo.

También el sindicato de Burger, la Unión Internacional de los Trabajadores de Servicios (SEIU, por sus siglas en inglés), está divido sobre esta cuestión pues su presidente, Andrew Stern, juega los juegos políticos de Washington, mientras que los inmigrantes forman una gran parte de la membresía sindicato que cuenta con 1.8 millones de miembros.

Por ejemplo, el Local 1877 de la SEIU apoyó al Cardenal Roger Mahoney de Los Ángeles cuando él se opusó al boicot de los trabajadores y las escuelas para la celebración del primero de mayo--y luego se vio obligado a negociar un día libre para los trabajadores del aeropuerto de la ciudad y de otros patrones.

Por otro lado, el Local 1877 de la SEIU, un sindicato grande que organiza a los trabajadores de servicios públicos en el norte de California, aprobó una resolución clasista que aboga por la amnistía y apoyaba las acciones militantes del primero de mayo. La dirección del sindicato tomó la decisión de representar ante el Tribunal Nacional de Relaciones Laborales (National Labor Relations Board) a los trabajadores despedidos por haberse unido a las protestas de los inmigrantes.

Lo irónico es que, mientras un líder sindical liberal como Stern está tramando hacer un acuerdo a costa de los derechos de los indocumentados, el conservador James Hoffa, presidente de los Teamsters, fue quien se mantuvo firme en contra de los PTT.

"Esta propuesta es equivalente a la servidumbre contractual sancionada por el gobierno, que pondrá los derechos de los trabajadores en manos de los patrones", escribió Hoffa respondiendo una propuesta anterior. "Históricamente, los PTT han solo conllevado al abuso de los trabajadores y a convertir trabajos buenos de tiempo completo en trabajos temporales de bajo sueldo y con malas condiciones de trabajo".

Hoffa se queda corto y no llega a apoyar la amnistía. Pero refleja el hecho de que millones de trabajadores inmigrantes siguen movilizándose. Y en cuanto a decidir la posición del movimiento obrero sobre los asuntos de inmigración se refiere, esto es lo que más importa.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba