NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








Propuesta de Hagel y Martínez divide al movimiento pro-inmigrantes
"Nuestra posición es no a los arreglos conciliatorios"

junio-julio de 2006 | página 4

A LA vez que George W. Bush anunciaba que iba a mandar tropas de la Guardia Nacional a la frontera entre México y EEUU, surgía una división dentro del movimiento pro derechos del inmigrante en torno al arreglo "conciliatorio" acordado por el Senado.

La propuesta--que lleva los apellidos de su promotores, los senadores Chuck Hagel, Republicano de Nebraska, y Mel Martínez, Republicano de Florida--ha sido criticada reciamente por los activistas porque dividiría a los indocumentados en tres categorías legales e incluiría un programa de trabajo temporal (PTT) para satisfacer los deseos de las corporaciones estadounidenses.

Sin embargo, cuando el presidente del Senado, Bill Frist, anunció el 12 de mayo que la propuesta (que había estado estancada) sería reconsiderada, varias de las más importantes organizaciones defensoras de los inmigrantes, como el Consejo Nacional de La Raza (NCLR, por sus siglas en inglés) y la League of United Latin American Citizens (LULAC), indicaron que la respaldarían.

El Foro Nacional Inmigratorio (NIF por sus siglas en inglés), que integra en su dirección a Tom Snyder, director de cabildeo del sindicato UNITE-HERE, emitió una declaración que indicaba que "el acuerdo conciliatorio de Hagel y Martinez (HyM), incluye la arquitectura correcta para una reforma migratoria verdadera". El otro sindicato prominente representado en la dirección del Foro, la Unión Internacional de Empleados de Servicios (SEIU, por sus siglas en ingles), caracterizó a HyM como "un paso adelante", de acuerdo a un vocero del sindicato.

En contraste, Nativo López, el presidente de la Mexican American Political Association (MAPA) y uno de los organizadores principales de las megamarchas de Los Angeles del 25 de marzo y del primero de mayo, describió las propuestas como "nada menos que la clasificación de la fuerza de trabajo inmigrante dentro de un sistema bantustano de apartheid", similar al sistema racista que existía en Sudáfrica. "[Los trabajadores inmigrantes] van a quedarse en estas categorías por muchos años sin tener una garantía absoluta de estatus legal".

Ana Avendaño, abogada de la AFL-CIO y directora del programa de trabajadores inmigrantes de la federación, dijo que la división de los inmigrantes en tres grupos es "punitiva e inhumana". El hecho de que las organizaciones latinas nacionales y las organizaciones nacionales defensoras de los inmigrantes lo han avalado es muy ofensivo".

A causa de ese apoyo a este proyecto de ley, los asesores de los Senadores Demócratas lograron suficiente resguardo político para poder ignorar a los críticos de HyM, a pesar de que los activistas pro inmigrantes se dirigieron a Washington el 17 de mayo para participar en un día nacional de cabildeo por una reforma migratoria. "Están diciendo, pueden cabildear todo lo quieran, pero el acuerdo ya está consumado", dijo Avendaño en una entrevista.

Señaló que 85 por ciento de los niños inmigrantes viven en hogares mixtos, con ciudadanos y no ciudadanos. Muchos de los trabajadores que devengan salarios bajos que tendrían que trasladarse a la frontera para solicitar el estatus legal bajo las provisiones de HyM perderían sus empleos. "Lo más importante es que [los congresistas] necesitan elaborar un programa punitivo que no suene a amnistía para a los indocumentados", para que el Congreso lo apruebe, dijo Avendaño.

De acuerdo a la propuesta HyM, cerca de 7 millones de indocumentados que han vivido en EEUU por más de cinco años podrían solicitar la ciudadanía luego de seis años de incertidumbre legal, además de pagar multas e impuestos atrasados que deban, y de aprender inglés.

La propuesta requiere que abandonen el país, y no vuelvan, 1.5 millones de indocumentados que llegaron a EEUU después de 2004.

Otros 3 millones que han vivido en EEUU por más de dos años, pero menos de cinco, tendrían que salir del país y solicitar ser aceptados como trabajadores temporales en varios puertos de entrada fronterizos--lo que a los críticos les parece como una trampa para efectuar deportaciones inmediatas.

HyM podría poner a riesgo de ser deportados a los indocumentados que hayan utilizado documentos falsos para conseguir trabajo, dicen los abogados expertos en leyes migratorias.

Los propios senadores Hagel y Martínez se jactaron en un artículo publicado recientemente, señalando que sus propuestas aumentarían dramáticamente la militarización de la frontera.

"El proyecto de ley añadirá 15,000 agentes a la patrulla fronteriza durante los próximos seis años", escribieron ellos. "Aumenta dramáticamente la cantidad de investigadores de inmigración (1,000), inspectores de inmigración (1,250) e inspectores de aduanas (1,000). Y autorizará al Departamento de Seguridad Doméstica a hacer mejoras importantes y las adiciones a la infraestructura fronteriza que sean necesarias para fortalecer la frontera".

Además, los proyectos de ley ante ambas cámaras del Congreso contienen muchas medidas punitivas, según Dori Cahn, del sitio de la red New American Media. Sí se aprueban, conllevarían a la deportación de quienes hayan sido acusados de ser pandilleros sin que hayan sido condenados de ningún crimen, expandirían la lista de 'felonías graves' que repercutirían en procedimientos de deportación, restringirían el derecho a la naturalización debido al comportamiento previo, y de muchas otras maneras limitarían el acceso a la ciudadanía.

La estructura de tres niveles de HyM provocó la oposición de las organizaciones y sindicatos que anteriormente habían apoyado el PTT que fue propuesto por los senadores Edward Kennedy y John McCain. "[La propuesta de] Hagel y Martínez no es suficiente buena para nosotros", dijo Yanira Merino, la directora de política inmigratoria del sindicato Laborers International Union. "Todavía deja a una cantidad sustancial de inmigrantes sin un camino hacia la ciudadanía".

La SEIU defiende su postura ante el proyecto de HyM diciendo que HyM se aparta de la propuesta represiva HR 4437, aprobada por la Cámara de Representantes en diciembre pasado. Ese proyecto de ley convertiría en criminales a los aproximadamente 12 millones de indocumentados en EEUU.

Los líderes de SEIU critican la propuesta de HyM por su requerimiento de que los indocumentados que hayan vivido menos de dos años en EEUU tengan que salir del país.

"Es una de las cosas que quisiéramos que se mejoraran, obviamente," dijo el vocero del sindicato Avril Smith. "Creemos que toda la gente que contribuye a la economía debiera tener el derecho de lograr la ciudadanía".

Pero al haber apoyado las provisiones de PTT del proyecto McCain-Kennedy, SEIU está dispuesta a aceptar HyM como el marco para la reforma migratoria integral. "Pensamos que necesitamos controlar nuestra frontera y tomar en cuenta la realidad de que los trabajadores siguen viniendo a este país", dijo Smith. "Necesitamos crear un proceso seguro, controlado y ordenado para que esto se lleve a cabo".

Al tomar esta posición, la SEIU está creando una división dentro movimiento pro derechos de los inmigrantes, dice Nativo López de MAPA. El NIF, el NCLR, LULAC y SEIU juegan "un juego peligroso con los Demócratas", dijo López. "El juego de 'mejorar' HyM es una traición frontal porque cualquier conciliación basada en este tendrá como resultado dividir a las familias, apoyar el reforzamiento de la frontera y socavar los derechos de los obreros inmigrantes. Tomamos la posición de rechazo a arreglos conciliatorios y a la división de nuestras familias. Es mejor que ninguna reforma migratoria sea aprobada este año a que esta legislación se apruebe".

Habrá una conferencia nacional en julio en Chicago para coordinar acciones en contra de esta legislación y para exigir una legalización completa para todos los indocumentados. Leer la declaración de esta iniciativa en el sitio de Web de Obrero Socialista, www.socalistworker.org/Obrero.shtml. Para más información sobre la conferencia, contacta a [email protected].

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba