NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








Trabajadores hoteleros marchan por un contrato justo
Están listos para dar la pelea

Por Adam Norden y Nate Goldbaum | septiembre-octubre de 2006 | página 4

CHICAGO--Más de 2,000 trabajadores de hoteles y quienes les apoyan el 9 de agosto marcharon a través del principal distrito comercial de Chicago, la Milla Magnífica, a pocas semanas de que su contrato con los hoteles locales expire. UNITE-HERE Local 1 representa 7,000 trabajadores en 26 hoteles del área en las rondas de negociaciones.

Los trabajadores, en su mayoría afro-americanos e inmigrantes de Asia, África y Latina América, están buscando una mejor paga y un alto al incremento de la carga laboral. El espíritu se mantuvo en alto y los trabajadores claramente estaban listos para hacer sentir sus demandas entre la adinerada clientela. El público observó y celebró a los sindicatos y sus miembros marchando.

Esta marcha fue parte de una campaña nacional por contratos justos en ciudades a través de EEUU. Al cierre de este número de Obrero Socialista, los locals de HERE-UNITE en San Francisco y Monterrey en California y Chicago están preparandose a votar a autorizar una huelga contra los empleadores, incluso las cadenas de hoteles más grandes y lucrativas en la industría. En varios centros turísticos, como los de Honolulu, Hawái y Toronto en el Canadá, los contratos laborales han expirado. Los trabajadores han seguido trabajando.

A pesar de que el sector hotelero preve que su renta establezca un récord este año, los sueldos de la mayoría de sus trabajadores apenas les permite ganar la vida por sus familias. Deborah Hill, una representante laboral en el Holiday Inn City Center, le dijo al Obrero Socialista que las camareras tienen que limpiar hasta 16 dormitorios al día por un sueldo inicial de sólo $9.50 por hora. Ese salario es más bajo que es pagado a trabajadores en otras importantes ciudades.

"Las camareras necesitan ser tratadas como las mujeres que son, no como máquinas desechables. Ellas merecen una oportunidad para envejecer y recibir una pensión razonable, sin ser atrofiadas por sus trabajos. Ellas necesitan un cuidado de salud que puedan pagar, un aumento salarial decente, y cargas laborales humanas", dijo el presidente del Local 1 Henry Tamarin.

El sindicato está convencido de que puedan ganar un buen contrato con la mayoría de los hoteles de Chicago. El Hilton, el más grande empleador de trabajadores hoteleros en Chicago, ha tomado una línea dura nacionalmente, de acuerdo con el sindicato. Los hoteles Hyatt, que han estado sub-contratando trabajo sindicalizado, son otra preocupación mayor para la unión.

Por esas razónes, el local ha separado las negociaciones con esas dos cadenas de las otras negociaciones. Trabajadores en esos hoteles van a tomar un voto para autorizar la huelga en agosto 21 y 22.

El sindicato está obteniendo solidaridad de a través de Chicago. Representantes marcharon de los Teamsters, Laborers, la Unión Internacional de Empleados de Servicios (SEIU), todos miembros de la coalición "Cambio Para Ganar" que recientemente se separó de la AFL-CIO. Organizaciones comunitarias y los socialistas mostraron su solidaridad también.

Marchar juntos es el primer paso para construir solidaridad entre los trabajadores de todos los hoteles del área, pero obviamente los trabajadores deben ganar la solidaridad activa desde otros grupos de obreros, incluyendo los sindicatos de otros sectores en los hoteles. Otro reto es organizarse para ser más fuerte en contra de los patrones. Uno de los medios hacia este fin sería un plan para fijar la misma fecha límite de las expiraciones de los contratos a nivel nacional para que los obreros puedan declararse en huelga contra las cadenas nacionales al mismo tiempo.

Desafortunadamente, este objetivo fue socavado cuando el local de HERE-UNITE de Nueva York hizo un acuerdo de seis años con los empleadores en julio. No obstante, UNITE-HERE en Chicago está construyendo el espíritu luchador que será necesario para ganar un contrato justo para los trabajadores que participaron en la marcha de 9 de agosto.

Las negociaciones han comenzado tarde, pero los trabajadores están listos para dar la pelea. Uno de los trabajadores del Hotel W dijo, "ahora mismo pienso que ellos están tratando de desconcertarnos, así que vamos a marchar y les dejaremos saber que estamos listos para la lucha."

Traducido del inglés por Orlando Sepúlveda y Lance Selfa.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba