NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








Elecciones 2006 - un primer balance del PSOL

noviembre-diciembre de 2006

Por la Coordinacion Nacional
Movimento de Esquerda Socialista, integrante del Partido por el Socialismo y la Libertad (PSOL)

Este balance salió después de la primera vuelta de la elección brasileña y antes de la segunda vuelta.
– El colectivo editorial de
Obrero Socialista

1- El debut electoral del PSOL significó una importante victoria política. Más de seis millones ochocientos mil brasileños y brasileñas votaron por una opción de izquierda en Heloísa Helena. Una candidatura que hizo una clara denuncia de los dos candidatos representantes del neoliberalismo, presentando una alternativa centrada en el combate a este modelo dominado por el capital financiero y marcado por la corrupción política, característica de los partidos del régimen burgués.

Así las elecciones confirmaron el vacío a la izquierda en el espacio político, cuya consecuencia ampliaba las chances del PSOL, posibilidad abierta que se confirmó en el resultado de las elecciones y, por tanto, fortaleció este proyecto.

2 - Por otro lado las elecciones revelaron otra tendencia contradictoria con la anterior. Con el giro a la derecha del PT y de su política en el gobierno federal, el régimen de dominación burguesa tuvo sus márgenes de maniobra ampliadas, fortalecimiento más significativo en la medida en la que el PSDB, partido de lo cual el PT copió el modelo económico, tiene clara conciencia de su papel reaccionario.

Vamos en este texto tratar de las dos tendencias, apostando en una perspectiva de construcción de un polo democrático, antiimperialista y anticapitalista en el país, polo que tiene todas las posibilidades de avanzar. Sobretodo si responde a los desafíos del próximo período, marcado por la agravamiento de la crisis social y económica y por el desgaste aún mayor de los partidos burgueses y gubernamentales que tratarán de aplicar los planes de ajuste contra el pueblo.

3 - El resultado de la candidatura presidencial de Heloísa Helena mostró la existencia de un sector importante de los trabajadores, del pueblo y de la juventud queriendo un proyecto a la izquierda. Este hecho desmontó el plan de la burguesía cuyo objetivo era hacer de las elecciones la afirmación apenas de dos bloques de poder dirigidos por el PT, por un lado, y el PSDB por otro.

La existencia del P-SOL y de su candidatura presidencial posibilitó la existencia de algo nuevo, no planeado ni deseado por las clases dominantes: la afirmación del propio PSOL y de Heloísa Helena como una nueva alternativa de izquierda con peso electoral en un importante - y el más dinámico - sector de la sociedad.

Pocas veces ocurrió que una nueva formación política, dos años después de su constitución, un año después de tener conquistado la legalidad, con recursos mínimos, en una lucha de David contra Golias como decía Heloísa, logra un resultado de esta envergadura. Merece destaque que los mejores resultados fueron logrados en grandes capitales, en Rio de Janeiro el Enero donde se superó los 17, en Porto Alegre con 13%, etc. En SP fueron más de 1 millón 500 mil votos y en Minas Gerais más de 500 mil.

4- La reelección de Luciana Genro, Ivan Valiente, Chico Alencar fueron importantes conquistas del partido. Fueron tres diputados federales electos y más tres diputados estaduales. Valorar estas conquistas es fundamental porque fue la primera vez que la P-sol disputa una elección, y para lograr estos mandatos tuvo que ultra pasar el coeficiente electoral, conquistando grandes votaciones.

El otro lado de la moneda es que perdimos cuatro diputados federales y cuatro estaduales. Aunque todos los parlamentarios del partido fueron electos cuando estaban en el PT, en otro contexto, en el que no se tenía que transponer el alto coeficiente electoral. La pérdida de estos mandatos significó una derrota, un debilitamiento del peso parlamentario de la P-SOL que tiene importancia en para los embates futuros del país.

Finalmente, tuvimos una buena participación en varios estados en la elección para gobernadores. En algunos la votación fue significativa (más del 4% en el DF con la candidatura de Toninho, en Alagoas con Ricardo tuvimos más del 2%, también más del 2% en São Paulo con la candidatura de Plinio y en Ceará. En otros estados, con índices menores, el partido se postuló como una alternativa seria, con propuestas, proyectando nuevos liderazgos de masas, como en el RS – donde en Porto Alegre, Roberto Robaina tuvo 2,6%, en Pernambuco con Edilson Silva, en Rio Grande do Norte con Sandro Pimental, teniendo en la capital Natal 2,33%, en Piauí con Edna, en Paraná con Luis Felipe, etc.

5 - La distancia entre el resultado logrado por la candidatura presidencial y las candidaturas a gobernadores y diputados federales y estaduales fue significativa, pero su análisis no puede perder la visión de conjunto del país. En sí mismo, no es una señal de debilidad del P-SOL específicamente, sino de la falta de cultura partidaria del país en general. Eso no es nuevo en Brasil, donde el pueblo ha votado más en personas de que en partidos y repite la experiencia del PT, porque Lula siempre tuvo mucho más votos que las bancadas del PT. La construcción del PT fue justamente reduciendo esta diferencia – razón por la cual el voto en la leyenda del PT fue creciendo.

Es evidente que uno de nuestros desafíos es disminuir esta diferencia y fortalecer el PSOL como sigla. Pero a pesar de esta diferencia, el PSOL creció con Heloísa, proyectó nuevos liderazgos y se postuló como un nuevo partido contra la vieja política. La sigla partidaria ésta identificada por millones de personas y podemos avanzar en el sentido de construir una cultura partidaria, una relación más politizada y firme entre sectores de masas y el partido.

6 - La victoria de la P-SOL fue alcanzada en un cuadro nacional marcado también, como dijimos antes, por un fortalecimiento de los márgenes de maniobra política del régimen burgués. Si por un lado nuestra votación confirmó y abrió un nuevo espacio político de alcance de masas para la izquierda, por otro lado la votación reflejó que los partidos del régimen vencieron las elecciones de gobernadores con amplio margen, en muchos estados con reelección de gobernadores en el primer turno, mientras que la renovación en el Congreso Nacional fue muy menor de lo que podría ser previsto después de los inmensos escándalos políticos.

Quiere decir que las elecciones dejan dos esos dos polos. De un lado, un nuevo espacio de izquierda, de otro, quedan márgenes de maniobra para las clases dominantes y su régimen político. La principal expresión, que nos alcanza directamente de estos márgenes de maniobra, es la imposición de una cláusula de barrera del 5% como votación mínima para tener tiempo de televisión y fondo partidario. Es un mínimo no alcanzado por el partido, qué nos obliga a transponer esta dificultad, como ya pasamos otras. Su aplicación puede empujarnos para la marginalidad política electoral, cuyo significado, caso no consigamos derrotarla, es dejar de acumular en el terreno institucional-parlamentario en un período donde el peso parlamentario-institucional de la política continúa siendo muy significativo.

7- Sin embargo, el fortalecimiento del régimen burgués, no puede ser exagerado. Fue mucho más resultado del giro a la derecha anterior a las elecciones del PT, y mucho menos resultado directo de las urnas. Y la dinámica es de más crisis, no de estabilidad política. Eso es así no solo por la crisis económica y social sino también de la debilidad de los partidos del régimen y el descrédito de ellos junto al pueblo. En estas elecciones se expresó brutalmente la degeneración del PT y, como producto de eso, la transformación de su base de sustentación fundamental.

Lula ganó abrumadoramente en la región del Nordeste, la más empobrecida, a causa de la Bolsa Familia. Eso no significa que no haya logrado votos obreros, pero su base de sustentación fundamental fueron los beneficiarios de la Bolsa Familia, por la cual 40 millones de familias en condición de miseria reciben un dólar por día.

En las elecciones el lulismo expuso su nueva cara: un populismo caudillista de derecha, demagógico y personalista. El escándalo de la compra del dossier dos semanas antes de las elecciones, fue la máxima – y grosera - expresión de esta transformación, demostrando hasta adonde llegan los esquemas de corrupción.

A la vez el PSDB está estigmatizado por los dos mandatos de FHC y no tiene condiciones de presentarse como un proyecto de perspectivas para la población trabajadora y el pueblo pobre. Pero es un error creer también que todos los votos de este partido expresaron un giro a la derecha de las masas. Es lógico que tuvo muchos votos de derecha, pero Alckmin canalizó también una parte de los "votos antilula" que son progresistas, y que podrían haber sido nuestros y acabaron canalizados por el "voto útil".

La traición de Lula y el hecho del que vivimos una década sin una importante ascenso de la lucha de las masas en el país, donde no acontecieron procesos como el de la Argentina, Bolivia, Ecuador, Venezuela, impidió que nuestra alternativa fuese aún más fuerte, ya que la conciencia atrasada de una parte importante de nuestro pueblo no pudo ser superada. Solo luchas sociales y políticas de masas podrían hacer dar un salta a la conciencia y tal ascenso no existió. Esto es lo que hace aún más notable nuestro resultado electoral.

Esta situación es también la explicación fundamental de por que un sector social importante, especialmente de la clase media, que en un determinado momento se inclinó a votar en Heloísa Helena, terminase apoyando Geraldo Alckmin, buscando un voto útil para castigar el gobierno Lula.

Entonces, cuando afirmamos el carácter victorioso del resultado electoral de la P-SOL enmarcamos esta definición en un balance de conjunto de la correlación de fuerzas entre las clases, de la situación política global en que transcurrieron las elecciones y como esa correlación se expresó en ellas. Un período donde la relación de fuerzas es desfavorable y existen escasas luchas de los trabajadores y del pueblo. Período en donde aún no fue superada la desconstitución de las organizaciones de clase que fueron provocadas por la traición del PT, su degeneración como partido de clase y su transformación en un apéndice del gobierno dirigido por Lula para avanzar en la política neoliberal.

8 - Hubo - y hay - una gran decepción con los partidos del régimen, lo que llevó al escepticismo con relación a ellos, pero eso no tuvo una expresión progresiva generalizada como en otros países por causa de ese período de la lucha de clases. Eso valora aún más nuestro resultado electoral y también explica algunos resultados desastrosos y conservadores: el hecho de Collor sea electo - con el apoyo de Lula - senador por Alagoas, la gran votación de Maluf en São Paulo, la renovación de muchos mensaleros de la derecha petista - Genoíno, João Paulo, Palocci – y la votación conservadora para gobernadores.

El escepticismo y la falta de ascenso también se expresó en la falta de un flujo importante de nuevos militantes en las campañas del PSOL y del frente de izquierda. Eso para no hablar del PT, cuyas campañas burguesas fueron completas, con militancia paga.

9- La lucha institucional de un partido de izquierda y sus posibilidades electorales dependen menos de nuestra capacidad política, de nuestros tácticas, de nuestras líneas y maniobras, de nuestros recursos económicos, y muchos mas son resultantes de la relación de fuerzas entre las clases. En el caso de esta elección, la burguesía dispone de márgenes de maniobra. Así consiguió bajar nuestra votación maniobrando las pesquisas cuando sintió el temor del que podríamos amenazar la segunda colocación de Alckmin.

En este cuadro y en la situación de extrema debilidad de recursos y de la inexistencia de una efectiva dirección de la campaña se debe valorar no solo nuestro resultado sino también la extraordinaria actividad electoral desarrollada por Heloísa Helena. La compañera fue, sin lugar a dudas, una gran militante de la campaña. Fue incansable, recorrió todo el país, cargando un partido sin estructura, nuevo, y candidaturas que, en la mayoría de los casos, también lo eran.

10 - En el esencial, la línea política de la campaña expresó la lucha contra el régimen político y el modelo económico sostenido por el capital financiero. En este sentido creemos que fue un acierto hacer una campaña de disputa de masas centrada en la lucha contra la corrupción, los banqueros, y la política de altos intereses como expresión fundamental de la dominación del capital financiero. Ésta fue nuestra experiencia en RS, donde conseguimos 100% establecer la política con este contenido. Heloísa hizo también la defensa de la izquierda, especialmente en el último debate. Una campaña de propaganda socialista o centrada solamente en lo no pago de la deuda externa nos habría sacado de la disputa de masas contra los partidos del régimen. Prueba de eso son los mediocres resultados logrados por el PSTU que aplicó esa política.

Teníamos claro que era necesario combinar un programa de ruptura, pero factible y dialogado con las aspiraciones y la conciencia de los trabajadores. La elección de César como vice se demostró también un acierto. Fue posible ampliar apoyos, como con el manifiesto firmado por inúmeros intelectuales articulados por César Benjamin.

En este marco, es necesario aprender de algunos errores políticos y corregirlos. Las insuficiencias principales se expresaron en la falta de un llamado más claro a la movilización de masas como principal instrumento de cambio, bien como la valorización de la lucha por mejores salarios. Y el error principal fue el abordaje equivocado en la relación con la necesaria unidad antiimperialista de los pueblos de América latina, sobretodo frente a la crisis boliviana, donde faltó en la campaña una posición firme a favor de los bolivianos.

La PSOL y el segundo turno

11 - La situación de la lucha de clases explica que la burguesía tenga dos candidatos en lo segundo turno. El hecho de que un sector importante se esté decidiendo por Alckmin no significa una ruptura de un sector de la burguesía con Lula. Basta recordar que uno de los zares del capital financiero, Delfim Neto, está firme en el apoyo a Lula. Significa que un sector simplemente desconfía de las prácticas burocráticas y mafiosas del núcleo político de Lula y considera que Alckmin va a fortalecer mejor su régimen de dominación. Pero para la clase dominante no hay ninguna diferencia cualitativa entre ellos. No expresan ninguna diferencia de calidad.

Las elecciones probaron que el PT ya no es el mismo. Sufrió una transformación cualitativa, a más rápida ocurrida con un partido de origen obrero. Más una prueba de eso es que la izquierda del PT fue totalmente derrotada, apenas eligió alguno de sus candidatos, y los electos llegaron fueron con los mismos métodos del grupo dirigente. Esto es resultado de esa transformación total del Partido de los Trabajadores, hoy quebrado, vaciado de contenido y transformado en una herramienta al servicio del nuevo caudillo populista: Lula.

Esa es la razón fundamental de nuestra posición de no votar por ninguno de ellos, pero sin caer en una campaña por el voto nulo. Quien piense que una parte del pueblo trabajador nos va a criticar por no votar en el Lula está errado. El diálogo con nuestros electores y el sector más progresista de la sociedad se va a mantener. Votar en Lula significaría desandar la gran conquista que significó nuestro resultado electoral y el espacio político conquistado. Por eso defendemos las bases políticas de la resolución de la Directiva nacional del partido.

12- Lula también es un representante del sub-imperialismo brasileño. lo demostró en el conflicto de la Petrobrás con Evo y en toda su política continental, el grupo de Amigos de Venezuela para presionar a Chávez, la invasión de Haití, la posición de no apoyar al gobierno argentino cuando dejó de pagar la deuda externa y luego renegoció la deuda privada.

La relación de Brasil con América Latina depende y dependerá del desarrollo de la lucha de clases, y en ese no podemos decir que un de los gobiernos (Lula o Alckmin) a favorezca más de lo que otro. No podremos construir nuevas alternativas como es el PSOL en nuestro continente, un nuevo partido independiente en Venezuela, en Bolivia o en Perú, si no nos diferenciamos de un gobierno como lo de Lula, agente directo del capital financiero internacional.

Algunas tareas del próximo período

13 - Con cualquiera un de los gobiernos – sea del PT o del PSDB - el pueblo tendrá que enfrentar las reformas pendientes, o mejor dicho las contrarreformas al servicio de los bancos y de la clase dominante. La reforma de las leyes de trabajo, la reforma sindical, la nueva reforma tributaria... y los nuevos ataques que vendrán contra el movimiento obrero.

Los síntomas de enfriamiento y de crisis en la economía mundial van a repercutir en nuestro país, y por eso vendrán nuevos ajustes contra el pueblo. Y el pueblo está indignado, aun cuando esta indignación no se haya expresado en los resultados electorales.

El desarrollo del partido va a depender de ese desarrollo de la lucha de clases. Si hay más luchas de los trabajadores y del pueblo es indiscutible que el partido tendrá más posibilidades de participar concretamente para ayudar en el proceso de organización de las masas - y del propio partido. Sería un engaño pensar que las próximas tareas son meramente sindicales.

Estamos delante de un período donde hemos que combinar la lucha de clases con iniciativas políticas que nos permitan sostener y ampliar el espacio conquistado, garantizando una clara y sistemática agitación política, ayudando la organización del movimiento de masas y al mismo tiempo construyendo el partido.

Comienza un período donde podremos organizar muchos nuevos militantes y simpatizantes que votaron en nosotros e hicieron campaña. El partido tendrá también que desarrollar campañas políticas – también vale a pena una amplia campaña de afiliaciones - vinculando sus iniciativas a un plan de actividades de Heloísa Helena, que deberá ser armonizado con su retorno al trabajo en Alagoas.

14 - En ese sentido es fundamental la localización de HH como punto de unidad de una amplia frente de resistencia al neoliberalismo. El centro de la política del PSOL es la búsqueda por ampliar un frente social y político anti-neoliberal más allá de las elecciones. Heloísa Helena tiene que usar la autoridad conquistada, y apoyarse en los millones de votos que tuvo para incentivar la movilización. Tenemos buenas condiciones para ello promoviendo iniciativas políticas nacionales, engrosando este frente con los actuales integrantes del Frente de Izquierda, nuestros parlamentarios recién electos, nuestras figuras en el Movimiento Sindical, Estudantil, Popular, agrupaciones sindicales como el Conlutas, la Intersindical, los DCE´s de lucha, utilizar los intelectuales del PSOL y de los que se aproximaron al PSOL ( Ricardo Antunes, César Benjamin) para estrechar lazos con otros movimientos del campo y de la ciudad. En el campo, construir puntos de frente única con el MST, MTL, CPT, y otros movimientos que van a seguir su lucha. Otros sectores como la Vía Campesina, campaña Jubileo Sur.

15 - Brasil es un país continental y no podemos esperar un ascenso nacional para decretar las condiciones objetivas para avanzar en la inversión de la correlación de fuerzas entre las clases. En todos los estados hay luchas atomizadas que pueden ganar fuerza y avanzar para un proceso colectivo de desobediencia civil y reorganización política. Por ejemplo en Pernambuco la burguesía está pisando en huevos para anunciar un nuevo aumento de los pasajes del autobús. Está en el orden del día la lucha contra las privatizaciones y por reestatizaciones, con los candidatos teniendo que dar declaraciones públicas de que no privatizarán empresas y servicios. Las campañas nacionales son importantes y necesarias, sin embargo, son más difíciles, incluso por la confusión de los aparatos burocráticos – CUT/UNE/CMS/MST, mientras las luchas sectorizadas en los estados animan nuevas y renovadas vanguardias.

16 - Esa actividad de intervenir en la lucha y clases y desarrollar iniciativas políticas se combinan con la participación en las próximas elecciones. En la medida en la que la perspectiva de un ascenso de tipo insurreccional no está colocada para el movimiento de masas, las elecciones serán fundamentales. Consiguiendo avanzar en la dinamización de las luchas podemos tener un desempeño mejor en las elecciones de 2008. Está claro que es bien más fácil elegir concejales en capitales y ciudades grandes y medias de lo que elegir diputados, y el reconocimiento de nuestras figuras públicas construidas en la última elección ayudará bastante.

17 - La preparación de esta lucha electoral va a estar vinculada con la lucha contra la cláusula de barrera, que, en caso que no sea alterada, nos afectará inmediatamente. Se trata, directamente de una maniobra de la burguesía para impedir que el PSOL se fortalezca en las elecciones de 2008 y pueda transformarse en un polo político fuerte en 2010. Debemos trabar ese combate para defender las libertades democráticas que el nuevo gobierno de la burguesía coloca en riesgo - especialmente el gobierno Lula. Es una tarea concreta del PSOL. Ella pasa, en el inmediato, por una campaña democrática para intentar derribar la cláusula de barrera. La unidad de todos por más libertades democráticas es incondicional para enfrentar esta situación y al mismo tiempo estudiar la posibilidad de mecanismos que podamos utilizar para superarla veía acuerdos prácticos que no signifiquen ninguno acuerdo político.

18 - Insistimos nuevamente que tenemos por delante un período en el que el PSOL tiene que insertarse en la lucha de los trabajadores y del pueblo como condición para ocupar el espacio político conquistado.

La orientación privilegiada para construir una izquierda capaz de no sucumbir en sus objetivos tácticos y estratégicos es ubicar sus mejores cuadros en las organizaciones de lucha y resistencia de los trabajadores. Esto es, tener una línea clara y unitaria para la militancia intervenir en los sindicatos, en las huelgas, campañas salariales, asociaciones de moradores, entidades estudiantiles. Esto pasa por un acompañamiento y vuelco del partido en estas iniciativas. Nuestros militantes deben ser los primeros en las oposiciones sindicales, en los organismos de representación legítima de la clase, como comisiones de trabajadores y otras.

Para eso, las corrientes del PSOL están delante el gran desafío de actuar unidas en el próximo período como forma de fortalecer la misma lucha y el partido. Los intereses de las corrientes no pueden contraponerse a los intereses del movimiento de masas y del propio partido. Disputar universidades y sindicatos con chapas de izquierda unitarias. Esto no significa dejar de lado polémicas, sino la unidad en la acción que tiene que ser un distintivo del partido en el próximo período.

El partido tiene que insistir al máximo en instancias unitarias, y mecanismos de debate e intervención comunes- fortalecer la DN, luchar para materiales comunes como diarios, resoluciones y panfletos para campañas nacionales unificadas. También en los foros más simples como plenarias por frente de actuación o municipales tiene que ser reforzadas. Esto significa jerarquizar el I Congreso del Partido- y su definición como una herramienta estratégica.

19 - La batalla electoral del PSOL y sus resultados fortaleció los elementos más progresivos de la lucha antiimperialista en nuestro continente; esto es, la vanguardia más consecuente. La que en Venezuela apoya al Chávez y sus medidas progresivas pero que al mismo tiempo, lucha por la profundización del proceso bolivariano y contra la burocratización del mismo. A los sectores que en Perú se diferenciaron del curso adoptado por Humala, la izquierda argentina que enfrenta al gobierno de Kirchner, y en general a todos luchadores anticapitalistas de nuestro continente. El desafío de continuar profundizando las relaciones establecidas por el PSOL a nivel de América Latina está colocado ahora con más objetividad y más fuerza aún, así como con todas las organizaciones socialistas internacionalistas que apoyaron y apoyan el PSOL en Europa y otros continentes

Finalmente, nosotros del Movimento de Esquerda Socialista concluimos con este llamado: Ayude a construir el PSOL. Participe. El MES ésta a servicio de esta construcción. Por eso llamamos a a todos también para la construcción de nuestra corriente. Por eso convidamos los que estén de acuerdo con nosotros a sumarse al MES y a construir el PSOL.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba