NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








Por los derechos de los inmigrantes...
Los Demócratas no sirven para nada

noviembre-diciembre de 2006 | página 2

LA APROBACIÓN en septiembre del Acta Muro Seguro (Secure Fence Act en inglés) es aún otra prueba del giro a la derecha del establecimiento político estadounidense. Los simpatizantes del congresista James Sensenbrenner pueden considerar ésta como una victoria, porque sus reactionarias posturas están ganando apoyo y legitimidad.

La ley fue parte de un conjunto de legislación anti inmigrante iniciada por los Republicanos, al final de la sesión d el Congreso, y cínicamente dirigida a la base republicana para ganar su apoyo en los comicios de noviembre, mostrando mano dura contra los inmigrantes.

Mientras los Republicanos enfrentan una crisis y podrían perder su mayoría en el Congreso como resultado de las elecciones, el bloque Kennedy-McCain--que apoya el programa de trabajores temporales (PTT) exigido por las corporaciones-- decidió a votar a favor del muro para preservar un frente unido con los Republicanos más conservadores en las elecciones.

Al mismo tiempo, el partido Demócrata --el que no quería entregar una excusa a los Republicanos para representarlos como "débiles" en seguridad fronteriza-- también decidió apoyar el muro. Se estima que el muro de 700 millas costará $1.2 mil millones, que aún no se han autorizado. Veremos después de las elecciones si la construcción del muro será financiada.

Es posible que los simpatizantes del proyecto Hagel-Martinez, que incluye la provisión del PTT, hayan concluido que deben incorporar más medidas represivas del tipo Sensenbrenner para ganar el apoyo que necesiten para aprobar su proyecto de ley.

Por ejemplo, el senador Barack Obama, Demócrata de Illinois --quien declaró su oposición al muro en abril y votó por él en septiembre, argumentó en una reunión con 60 activistas pro inmigrantes en Chicago que había que conceder en esto a los Republicanos a cambio de obtener "algo" más tarde.

Esto, y la falta de protestas contra la aprobación del muro fronterizo, ha alarmado y confundido a activistas por los derechos de los inmigrantes. Hay varias razones por esto.

Primero, las acciones de los Republicanos se desarrollaron muy rápido como para organizar protestas.

Segundo, muchas organizaciones liberales, afiliadas a la coalición "Somos América" ya se rindieron en el tema de la frontera porque sus aliados demócratas están a favor de la intensificación de la seguridad fronteriza. Muchos de los que se oponían al proyecto Hagel-Martinez ahora están inscribiendo votantes para los Demócratas durante las elecciones. Ellos sienten que no pueden criticar a los Demócratas por esta razón.

Finalmente, las fuerzas pro inmigrantes están enfrentando un clima de reacción contra los inmigrantes al que deben responder: redadas de la migra, deportaciones, ordenenzas locales anti inmigrantes, leyes de "inglés solamente", las cartas "No Match" del Seguro Social, etc.

Sin embargo, el hecho de que los Demócratas votaron sin reservación para aprobar el proyecto del muro ha creado un sentido de la traición dentro de las filas de los activistas, lo que ha aumentado el cinicismo contra los Demócratas, a pesar de las presiones que existen para apoyarlos electoralmente.

Éste es un ejemplo muy concreto de por qué no confiamos en los Demócratas con respecto a la lucha por los derechos de los inmigrantes. Sólo construyendo organizaciones de base pro inmigrantes para responder a la reacción anti inmigrante podemos reganar la iniciativa en la lucha.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba