NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








NUEVA YORK
Enfrentan a los Minutemen

noviembre-diciembre de 2006 | página 4

NUEVA YORK--Una protesta contra los cazamigrantes, los Minutemen, en Columbia University en Nueva York ha llamado la atención nacional como resultado de una campaña mediática de calumnias dirigidas a los defensores de los inmigrantes.

El foro en Colombia celebrado el 4 de octubre destacó a Jim Gilchrist, fundador de los Minutemen, un grupo conocido por organizar patrullas armadas en las zonas de la frontera estadounidense-mexicana.

Cuarenta minutos después que los Minutemen huberían comenzado su programa, los manifestantes subieron al escenario y abrieron una pancarta en la que se leía la consigna "Ningún ser humano es ilegal" en inglés, español y árabe. Esta protesta se volvió violenta cuando los simpatizantes de los Minutemen asaltaron a los defensores de los pro-inmigrantes.

Como consecuencia, los oficiales de la universidad y los Minutemen decidieron cancelar el foro. Sin embargo, desde esa noche, los oficiales universitarios, con la cooperación de los medios de comunicación en Nueva York y en la nación, han culpado a los manifestantes por haber "impedido la libertad de expresión". Desde el New York Times hasta Fox News, los medios sostienen que "la libertad de expresión" está "bajo ataque en Columbia University".

La reunión en Columbia University de Gilchrist fue la más reciente tentativa para dar legitimidad a las políticas que convierte a los inmigrantes en chivos expiatorios.

Cuando la reunión iba a comenzar, una protesta grande compuesta de estudiantes y vecinos se habían congregado en la acera junto al Auditorio Roone Arledge. La multitud coreaba para gritos fuertes que el público dentro del auditorio pudiese escucharles.

Algunos de los miembros del público se levantaron y dieron la espalda al primer conferenciante mientras él lanzó lo que se calificó por el Blue and White, el periódico apolítico de Columbia, como "una diatriba de libre asociación sobre la unificación de la religión y el estado".

Después de 40 minutos, Gilchrist fue presentado. A la vez que él subía al escenario, hicieron lo mismo dos estudiantes, integrantes de la ISO. Los estudiantes levantaron una pancarta que contenía la consigna "Ningún ser humano es ilegal". El público clamaba y otros miembros del mismo, cargando otras banderas y pancartas, se unieron a los estudiantes en la plataforma.

Los estudiantes se manifestaron pacíficamente. Sin embargo --como fue capturado por las cámaras del canal televisivo Univisión que estaban presente en el evento --los Minutemen y los Republicanos atacaron a los manifestantes, pateándolos y golpeándolos, especialmente a los latinos.

Al no ser capaz de reestablecer el orden público en el auditorio, los policías hicieron caer la cortina del escenario y escoltaron a Gilchrist fuera del edificio.

Sin embargo, la crónica de la protesta que relatan los oficiales de la universidad y de los medios de comunicación es muy diferente. Lee Bollinger, el presidente de la universidad, emitió un mensaje que denunciaba a los manifestantes.

Los administradores han comenzado una investigación y dicen que tratan de identificar a los manifestantes buscando sus imágenes en el libro de retratos de estudiantes publicado por la universidad. Amenazan penas disciplinarias graves no en contra de los Republicanos que atacaron a los manifestantes pacíficos, sino contra los defensores de los inmigrantes.

El New York Post publicó un editorial que abogara por la expulsión de los manifestantes de la universidad.

A pesar de las calumnias, los estudiantes han ganado apoyo por mantenerse firme contra del racismo. "Saludo a los estudiantes que protestaron contra las palabras de odio y me solidarizo por oponerse a cualquier organización o sitio que les proporcione a grupos del odio, como los Minutemen, una plataforma de la que ellos puedan difundir su mensaje envenenado", dijo Nativo López de la Mexican American Political Association (Asociacion política mexicana-americana)

El Student Protesters Defense Committee (Comité en defensa de los manifestantes) han comenzado a circular una petición en la Internet y han producido un dossier de los hechos que refuta las mentiras de los Minutemen.

En una rueda de prensa llena de gente, Monique Dols, una de los manifestantes que habían subido al escenario dijo: "La violencia de los Minutemen es una respuesta al movimiento masivo que estalló en las calles durante la primavera pasada. Los Minutemen están tratando de callar a ese movimiento por el temor, la intimidación, provocando la histeria racista y la violencia no disfrazada. Sin embargo, los trabajadores han trabajado tan duro y han esperado tanto por derechos iguales y dignidad. Nuestro movimiento no se calla".

Traducido por Lance Selfa.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba