NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








LO QUE PENSAMOS
Dos de cada tres estadounidenses se oponen a la ocupación de Irak...
¿Por qué el Congreso Demócrata no puede?

abril-mayo de 2007 | página 2

DE LAS elecciones pasadas aprendimos que una clara mayoría queremos ver la guerra contra Irak terminada. Pero después de cuatro meses bajo control Demócrata, el Congreso no ha sacado un voto que al menos mengüe la capacidad de guerra de la administración Bush.

En marzo, la Cámara de Representantes aprobó un paquete suplementario de gastos de guerra propuesto por los Demócratas que incluye más de $120 miles de millones para las guerra de Irak y Afganistán, mucho más de lo Bush pidió. Además, aunque requiere que la mayoría de las tropas de combate sean retiradas para el 31 del 2008, el inocuo documento también le permite al presidente ignorar estos requerimientos por razones de "seguridad nacional".

Al proyecto le removieron el requisito de que Bush obtuviera aprobación del Congreso antes de tomar cualquier acción militar contra Irán. Peor aún, propuesta fue apoyada por muchos liberales como un paso hacia terminar la guerra.

Las representantes Demócratas Barbara Lee, Maxine Waters y Lynne Woolsey, miembros del caucus Fuera de Irak, propusieron una resolución más para poner una fecha de retiro de las tropas dentro de seis meses, la que recibió mucho apoyo del sector anti guerra, pero en última instancia, las tres congresistas abandonaron su resolución a favor de la propuesta del liderato Demócrata, para evitar que el Congreso implementara recortes severos al prepuesto bélico.

Frente a la pregunta de que si los Demócratas cortarán los fondos de guerra o no, Tina Richards, activista anti-bélica y madre de un soldado a punto de ser enviado por tercera vez a Irak, trató de obtener una respuesta del representante David Obey, Demócrata de Wisconsin, líder del Comité de Apropiaciones de la Casa de Representantes, que maneja entre otros los presupuestos de guerra.

En un fortuito encuentro en los pasillos del Congreso, Richards preguntó al representante por qué los Demócratas no han actuado más decisivamente con respecto de la guerra. A lo que Obey le respondió gritando "¡No tenemos los votos para desfinanciar la guerra". Luego, denunciando a "esos estúpidos liberales" que quieren cortar los fondos para la guerra, Obey dejó bien en claro que "¡no debiéramos!"

Las trémulas rodillas de los Demócratas parecen ceder rápidamente ante la presión de los Republicanos, quienes les acusan de "no apoyar a nuestras tropas". Existen grupos liberales de cabildeo que se les unen a los Demócratas en este aspecto.

"Lo que hemos hecho es una campaña para detener la guerra sin cortarle los fondos" a las tropas, dijo Tom Mazzie de Americanos contra el Escalamiento de la Guerra en Irak. Pero una "campaña para terminar la guerra sin cortar los fondos" es en realidad una campaña para NO acabar con la guerra. El grupo Move.on respaldó la propuesta que fue aprobada por la cámara baja.

Los Demócratas están interesados en salvar la guerra de los desastrosos errores de la administración Bush, no en terminarla. Pero la posibilidad de galvanizar apoyo para una inmediata retirada de Irak es clara.

Una reciente petición comenzada por Noam Chomsky, Howard Zinn, y Cindy Sheehan entre otros, llama "a los EE.UU. a salirse de Irak, no en seis meses, no en un año, sino que ahora". En Vermont , la legislatura estatal aprobó una resolución llamando a las fuerzas estadounidenses a "retirarse inmediatamente" de Irak. Y las protestas en contra de la guerra de finales de enero y mediados de marzo muestran el potencial para sustentar la demanda de una retirada inmediata de las tropas de Irak, y para la construcción de un fuerte movimiento anti-bélico en Estados Unidos.

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba