NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








EDITORIAL
De vuelta a las calle

Por Orlando Sepúlveda | octubre-noviembre de 2007 | página 2

"LA COSA se va a poner fea." Así Michael Chertoff, Secretario de Seguridad Patria, el top-cop de EEUU, anunció mano dura contra los que quiebren las leyes de inmigración. En agosto, la administración Bush presentó un paquete de regulaciones ejecutivas implementando los peores aspectos de la fallida legislación migratoria.

El paquete incluye un reforzamiento de la frontera y de los controles migratorios, aumento de los centros de detención, incremento de los programa polimigra, modificación y extensión de los programas de trabajadores huéspedes existentes, más redadas, y prominentemente, cambios y extensión del uso de las cartas No-Match, forzando a los empleadores despedir a los obreros afectados.

Durante su anunció, Chertoff argumentó que el Congreso tiene que entender que Bush desea "un programa que permita a los empleadores que necesitan trabajadores extranjeros, porque no pueden satisfacer de otra manera sus necesidades."

"Despedir a millones de trabajadores para presionar al Congreso es una táctica brutal," comentó el reconocido periodista de asuntos laborales y migratorios Davis Bacon, "pero la campaña de redadas y de chequeos No-Match ha crecido los últimos años. Estas acciones a menudo se realizan en cooperación con los patrones."

Acerca del uso de las cartas No-Match y de las nuevas regulaciones John Sweeney, presidente de la AFL-CIO, comentó: "los patrones han usado las cartas No-Match de la Administración del Seguro Social (SSA) para explotar a los trabajadores, y esta regla sólo les daría un pretexto más para seguir haciéndolo."

Así pasó en la planta procesadora de puerco de Smithfield, en Tar Heel, NC., el año pasado. Los trabajadores salvaron sus empleos después de que más de mil se fueron a la huelga en protesta. Pero, un par de meses más tarde, ICE llegó a Smithfield y arrestó a 21 obreros, dislocando así el proceso de sindicalización de la planta.

La medida "sería económicamente desastrosa para los partidarios corporativos de la administración, [por lo que] su aplicación será, como siempre, selectiva,"escribió Bacon . "En la rueda de prensa de agosto Chertoff reconoció que ICE no podría perseguir cada falla de despedir a los trabajadores No-Match, pero que en su lugar montaría redadas altamente publicitadas."

Puede que la cosa se ponga fea; puede que no. El mismo día del anuncio de Chertoff, los trabajadores No-Match de Cygnus Corp., despedidos por haber pedido colectivamente un aumento de sueldo, ganaban una huelga en Chicago y la restauración de sus empleos. Mientras OS salía a prensa, otra huelga como esta estalló en Aurora, IL.

- - - - - - - - - - - - - - - -

POR UN período de un par de meses después del colapso de la legislación migratoria, el movimiento por los derechos de los inmigrantes pareció debilitado y confundido, luego que su mayor parte vio su estrategia cabildera desinflarse ante la arremetida racista de la derecha y al tímido empuje de los Demócratas por dar papeles a los indocumentados.

Entretanto, el gobierno y la derecha tomaron la iniciativa. Luego del anunció de Chertoff, en un duro golpe a la comunidad inmigrante que la dejó llena ira y desazón, Elvira Arellano fue arrestada y sumariamente deportada a México.

Por su parte, tomando la oferta del gobierno de aumentar los recursos para las polimigra, la derecha se lanzó a los ayuntamientos locales para pasar legislación atacando a los inmigrantes. Mientras, en los centros de detención de inmigrantes, el hacinamiento crece y los abusos se acumulan. La horrenda muerte de Victoria Arellano es sólo el más trágico de ellos.

Todas estas afrentas han sido respondidas por activistas a través del país. Notoriamente el movimiento santuario ha dado significativos avances, tal como en New Haven, CT., donde ahora los indocumentados cuentan con un documento que les permite acceder a servicios municipales.

Allí donde la derecha a pasado, o intentado pasar, legislación anti-inmigrante, miles de activistas y pobladores locales han protestado en las calles, y en combinación con acciones legales han logrado estancar muchas de estas. Simbólica fue la derrota de la ordenanza anti-inmigrante en Hazelton, PA.

Estas protestas han mantenido el movimiento pro-inmigrantes burbujeando localmente, y las acciones han fraguado muchos activistas. Ante la amenaza de un ataque generalizado contra los inmigrantes, este activismo ofrece la oportunidad de reconstituir sus filas del movimiento.

Entre los ataques, el tema de las cartas No-Match ha generado una creciente unidad. Particularmente, estas pueden afectar al ya debilitado estado de los sindicatos. Mark Meinster, organizador en Chicago para Trabajadores Eléctricos Unidos (UE), comentó en una reunión: "El Seguro Social fue creado para proteger a los trabajadores, no para atacarlos."

Ciento de activistas se han sumado an conferencias telefónicas nacionales, promovidas por el Centro Legal Nacional de Inmigración (NILC), donde se han discutido los pasos a seguir para evitar que el envío de las cartas.

A comienzos de septiembre, un juez federal bloqueó las regulaciones ICE relacionadas al uso de las cartas No-Match después de que NILC, la AFL-CIO, y la Unión Americana por las Libertades Civiles entablaran una demanda judicial. "La decisión nos acerca a que eventualmente se reconozca la ilegalidad de la regla," dijo Marielena Hincapié, abogada y directora de programas en NILC.

En Chicago, la recientemente formada Coalición Contra las Cartas No-Match, entre activistas comunitarios, políticos y sindicales, llamó a una protesta para el día 12 de Octubre. Ésta se ha convertido poco a poco en una protesta nacional, con muchas ciudades programando actos similares.

Martín Unzueta, de Chicago Workers Collaborative, que por largo tiempo han estado en campaña contra las cartas No-Match dice que "que estamos contentos y orgullosos que esta protesta esté siendo tomada por activistas alrededor del país" y que ésta "debiera tener una estrategia para abordar ambos las cartas No Match y las redadas y deportaciones."

- - - - - - - - - - - - - - - -

PERO ESTA resurgencia pro-inmigrante no está exenta de dificultades. Algunas organizaciones y activistas han sido reticentes a incorporar las demandas, mayoritarias en la base del movimiento, de un alto a las redadas y deportaciones en las protestas del 12 de Octubre.

Un abogado de un centro legal de trabajadores inmigrantes de Chicago, formula así el argumento: "Para ganar el asunto de las No Match necesitamos públicamente separarlo de demostraciones contra la aplicación de la ley, si no caeremos en una trampa... poniéndolos en la misma mezcla ganaría la discusión pública para ellos [ICE]: 'estos tipos están contra No Match porque están contra de la aplicación de la ley'... La aplicación de la ley es irrelevante al tema de las No-Match."

Jorge Mujica, organizador de UE en Chicago, espera que la demostración "conjugue demandas que cubran la defensa de las leyes laborales y civiles, y que permitan a las personas seguir trabajando sin que su derecho al trabajo sea afectado por las redadas. Hoy tenemos las oportunidad de terminar con la No-Match, pero con fuertes movilizaciones poder parar redadas también."

Otro argumento contra incluir las redadas y deportaciones es que el movimiento hablaría solo a su base. Esto supone que los ciudadanos son inmunes al sufrimiento de los inmigrantes. Pero más de la mitad de los que marcharon en el 2006 nacieron en EEUU, de acuerdo a un estudio en la Universidad de Illinois, y luego de las masivas demostraciones, el apoyo para crear un sendero a la legalización creció a un 59 por ciento entre los ciudadanos, según una encuesta de Pew.

Pero además, es precisamente su propia base la que el movimiento necesita movilizar. Los millones que marcharon, y que miran con desasosiego como su fuerza se desvanece, están buscando una manera de participar. "si supieras como la gente llama a la radio, o me para en la calle y pregunta: ¿Qué vamos a hacer, Mujica?" dice Jorge Mujica, "la gente está lista para dar el siguiente paso."

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba