NOTE:
You've come to an old part of SW Online. We're still moving this and other older stories into our new format. In the meanwhile, click here to go to the current home page.








EDITORIAL
Irak: Retórica y realidad

abril-mayo de 2008 | página 2

"RARAMENTE LA percepción oficial iraquí y americana se ha sentido tan diferente a la realidad." Estas fueron las palabras del periodista Patrick Cockburn en un artículo publicado en la página de Internet Counter Punch.

"Bagdad está 'mejor' de lo que estaba," escribió Cockburn, "pero esto es sólo en comparación al baño de sangre del 2006, cuando 3,000 personas morían cada mes."

"La gente permanece dentro de sus propios ghettos, Sunni o Shia. Manejé una noche por el oeste de Bagdad como a eso de las 8 de la noche... Aunque estaba manejando dentro de la capital, sólo vi tres caros civiles durante el viaje de cuatro millas por un laberinto de bases militares y retenes de inspección."

La descripción de Cockburn de la realidad de la ocupación de Irak es un agudo contraste a los paradisíacos reportes que la prensa estadounidense nos esta alimentando. Desde el último verano, los medios de comunicación han repetido casi palabra por palabra la propaganda del Pentágono que dice que el aumento de tropas de George Bush está estabilizando Irak y reduciendo la violencia.

Increíblemente, John McCain, quien aseguró este mes la nominación Republicana para candidato a la presidencia, se siente confiado para pasar a la ofensiva con su mensaje de que Estados Unidos estuvo correcto en invadir a Irak y que puede quedarse "100 ó 1,000 ó 10,000 años".

Comparados a esta locura, lo que dicen Barack Obama y Hillary Clinton se oye positivamente radical--prometiendo que comenzaran a retirar tropas de Irak después de llegar a la presidencia. Pero los dos proveen muchas razones para mantener una presencia militar estadounidense por tiempo indefinido en Irak.

El modo en que los medios de comunicación y el establecimiento político han revendido la guerra en Irak ha impactado la opinión pública. Encuestas enseñan un alza en el número de personas que piensan que Estados Unidos está "haciendo progresos" en Irak. Pero a pesar de esta ilusión, la mayoría todavía piensa que la guerra es un error y que las tropas estadounidenses deben ser retiradas.

Encuestas a la salida de las elecciones primarias muestran que Irak es aún una de las mayores preocupaciones de los votantes, sobrepasada por la economía, sólo cuando estuvo claro que la otra gran falla de administración Bush iba a tener un efecto catastrófico para millones de personas.

El desastre de la guerra de Irak ha ridiculizado la presidencia de Bush, ha cambiado la balanza de poder en Washington entre los dos partidos, y ha permanentemente cambiado el entendimiento del sistema político, y de a quién sirve, para millones de personas.

- - - - - - - - - - - - - - - -

ES IMPORTANTE recordar estos hechos, no sólo porque los medios de comunicación los olvidan, sino también porque muchos de los representantes más visibles del movimiento en contra de la guerra actúan como si su posición fuera impopular.

El quinto aniversario de la invasión de Irak ocurrió este mes sin ninguna movilización nacional que contradiga las nuevas mentiras esparcidas acerca del supuesto éxito en Irak, o para fortalecer la mayoritaria demanda popular de retirar las tropas.

Mucha de esta responsabilidad recae en United for Peace and Justice, la coalición más grande contra la guerra, que desecho iniciativas para una muestra nacional del movimiento anti-bélico, promoviendo en su lugar protestas locales en los 435 distritos legislativos. El resultado fue que en la mayoría de los distritos nada pasó y en donde se realizó demostraciones, éstas fueron sólo una sombra de lo que fueron en años pasados.

Un claro sentimiento por algo diferente pudo ser visto en el entusiasmo encontrado el evento nacional Winter Soldier--organizado por los Veteranos de Irak Contra la Guerra (IVAW) siguiendo el ejemplo de un evento similar durante la guerra en Vietnam, cuando los veteranos dieron testimonio de los horrores de la guerra.

Desafortunadamente, incluso IVAW está reflejando el sentimiento de estancamiento del movimiento, con su preocupación en tener eventos para los medios de comunicación, en vez de ver la oportunidad para atraer nuevas fuerzas al movimiento en contra de la guerra.

El debacle de la presidencia de Bush y el gran entusiasmo mostrado en las primarias Demócratas están alimentando la idea de que no hay nada que se pueda hacer, sino esperar por el próximo ocupante de la Casa Blanca.

Pero esto significa que el movimiento contra la guerra permanecerá en suspensión animada por al menos otro año mientras espera por un presidente demócrata que no está comprometido con poner fin a esta guerra, y que sólo busca rediseñar la presencia militar estadounidense en el Medio Oriente, para así proteger los objetivos de Washington.

Los que nos oponemos a la máquina de la guerra de Estados Unidos tenemos mucho trabajo que hacer--encontrando oportunidades en eventos locales organizados en solidaridad con Winter Soldier, foros en universidades y días de acción en los próximos meses, para establecer bases fuertes para nuestro movimiento en el futuro.

Traducido por Lucy Zamora

Página principal | Reportajes de este número | Retornar arriba