¿Será éste el año en que Trump caiga?

January 4, 2019

Con el caos de la administración de Trump creciendo cada semana, Lance Selfa, editor de U.S. Politics in An Age of Uncertainty, considera lo que viene.

ASÍ COMO Donald Trump se acerca al segundo aniversario de su toma de posesión, crece la posibilidad de que no llegue a su tercer aniversario.

Al menos esa es la conclusión a la que un número creciente de figuras del establecimiento Washington está llegando, dadas las múltiples amenazas legales y crisis políticas que Trump, su familia y su administración enfrentan. Considere lo siguiente:

La investigación del Departamento de Justicia sobre la posible colusión entre el equipo de Trump y los operativos rusos durante las elecciones de 2016 ha hecho que el director de campaña y el subdirector de campaña de Trump, el asesor de seguridad nacional, el principal amañador legal de Trump y una gran cantidad de figuras menores se declaren culpables y colaboren con la investigación.

La imputación del amañador Michael Cohen a un cargo de violación a ley de finanzas de campañas electorales ha señalado a Trump como un “co-conspirador no acusado” en un esquema para asegurar el silencio mediático de dos mujeres con las que Trump tuvo relaciones sexuales extramaritales.

Donald Trump
La investigación dirigida por el ex director del FBI Robert Mueller ha abierto múltiples vías de investigación sobre Trump, su círculo y su administración, incluyendo el tráfico de influencias de las monarquías del Golfo, el lavado de dinero y la corrupción del comité de inauguración.

Debido a que los demócratas tomarán el control de la Cámara de Representantes el 3 de enero, la Casa Blanca y las agencias administrativas se enfrentarán a una ráfaga de citaciones que atarán a su personal con múltiples solicitudes de documentos, audiencias en el Congreso y aplastantes facturas legales. Es de esperar que más casos de corrupción en la administración sean revelados.

El personal clave de la administración, del Jefe de Personal al Secretario de Defensa, está huyendo de lo que parece ser un barco que se hunde, y Trump está teniendo dificultades para contratar sustitutos.

Las bolsas de valores estadounidenses experimentaron su peor caída en diciembre desde la Gran Depresión, mientras analistas de Wall Street reportan preocupaciones sobre las políticas comerciales de Trump y una posible recesión. Las llamadas del Secretario del Tesoro Steven Mnuchin a los jefes de los bancos más grandes de Estados Unidos para asegurarles que el gobierno tenía suficiente liquidez monetaria provocaron un declive aún más fuerte en los mercados.

Como si todo eso no fuera suficiente, el 2019 comenzó con un cierre forzado del gobierno federal que dejó a más de 800.000 trabajadores federales sin sueldo durante los días festivos.


LA CORRUPCIÓN y los ultrajes han sido el procedimiento operativo estándar desde que Trump asumió el cargo. Cualquiera que fuera la opinión oficial de Washington sobre ellos, tendía a querer ignorarlos. Pero algo pareció cambiar en diciembre, cuando Trump anunció la retirada de las fuerzas estadounidenses de Siria. Esta acción provocó la renuncia del Secretario de Defensa James Mattis y Brett McGurk, el enviado de Estados Unidos a la Alianza anti-Estado Islámico en Siria.

Repentinamente, el consenso belicista bipartidista en Washington comenzó a advertir contra las terribles consecuencias de esta acción y expresó su preocupación de que Trump había ido demasiado lejos.

Los mismos que apoyaron a Trump cuando se negó a criticar a los racistas y fascistas en Charlottesville, forzó la separación de familias inmigrantes a lo largo de la frontera México-Estados Unidos, o trató de quitarles el seguro médico a millones de personas, descubrieron que Trump ahora representaba una amenaza para la república, y encontraron en la carta de renuncia de Mattis, en la que reprendía a Trump por faltarle el respeto a los aliados y por tener ilusiones en “actores malignos” (Rusia) y en “competidores estratégicos” (China), como un documento histórico similar al discurso de Gettysburg de Lincoln.

Uno de los principales cronistas imperiales de Washington, Thomas Friedman del New York Times, hizo un llamado al Partido Republicano para que lleve a cabo una “intervención”:

Hasta ahora no he estado a favor de destituir al Presidente Trump de su cargo. Tenía la firme convicción de que lo mejor para el país sería que se marchara por donde entró, a través de las urnas. Pero la semana pasada fue un momento decisivo para mí y para muchos estadounidenses, incluso algunos republicanos.

Era el momento en que había que preguntarse si realmente podemos sobrevivir dos años más de Trump como presidente, si este hombre y su comportamiento demente — que sólo empeorará cuando la investigación Mueller concluya — desestabilizarán nuestro país, nuestros mercados, nuestras instituciones claves y, por extensión, el mundo. Y por lo tanto, su destitución ahora tiene que estar sobre la mesa.

Más vergonzosos fueron los liberales, cuyas críticas a la política de Trump en Siria comenzaron a hacer eco de la retórica del expresidente George W. Bush o del exvicepresidente Dick Cheney. Frank Rich, de la New York Magazine, fue un caso en punto:

Tenemos un presidente de los Estados Unidos que se está moviendo para cerrar el gobierno al mismo tiempo que invita a los adversarios de los Estados Unidos a romper sus defensas. Las retiradas en Siria y Afganistán, combinadas con la salida del último alto funcionario de la administración que aspiraba a servir a los intereses nacionales en lugar de los de Trump, invitan al Estado Islámico, Rusia, China, Corea del Norte, y los talibanes afganos a tomar medidas hostiles contra los Estados Unidos.

Esto ha llamado la atención del cínico Mitch McConnell: Se ha declarado “angustiado” por la dimisión de Mattis, un gran paso en la escalada retórica de un partido en el que las patéticas expresiones periódicas de “preocupación” de Susan Collins son motivo de crítica a un presidente proscrito. Las palabras de Marco Rubio fueron más fuertes, una táctica para proteger su viabilidad para otra candidatura presidencial, pero más indignación de más líderes republicanos seguirá.

Lo que los moverá no es necesariamente la agenda aislacionista de Trump, sino el daño que su comportamiento tanto en el extranjero como en el país está infligiendo a los mercados financieros. La pura incertidumbre de una presidencia caótica está empujando al Dow a su peor diciembre desde la Gran Depresión.

McConnell y su humillado compañero Paul Ryan han tolerado el racismo, la misoginia y el nativismo de Trump, su ruina de alianzas americanas, su cleptocracia y su lealtad a Vladimir Putin. También han tolerado su estafa contra los mineros del carbón, los trabajadores siderúrgicos y los trabajadores de la industria automotriz de su base. Pero serán condenados si defienden a un presidente que amenaza los bolsillos de los donantes del Partido Republicano.

Al menos Rich llegó a una conclusión importante al final de esa cita. El factor que ha dado poder a Trump a lo largo de su gobierno en ruina ha sido la inclinación de los ricos y sus sirvientes en Washington de mirar más allá de sus transgresiones, siempre y cuando las políticas de Trump le llenaran los bolsillos con recortes de impuestos y desregulación. Si esa apuesta deja de dar resultado, entonces Trump debería empezar a preocuparse.


CASI DESDE el momento en que asumió el cargo, los observadores políticos han advertido que la administración de Trump podría terminar con su impugnación y su destitución del cargo.

Mientras que los partidarios más fervientes del Partido Demócrata esperaron este momento durante dos años, los líderes del Partido Demócrata han tratado incluso de evitar hablar de destitución. En su ruta a la elección de noviembre 2018, los demócratas evitaron los discursos de impugnación por temor a que Trump los usara para animar a sus partidarios.

Al final, Trump tuvo éxito animando a sus partidarios, principalmente con su campaña racista contra la caravana de inmigrantes a la frontera de sudoeste. La movilización de los partidarios de Trump, junto con la enorme movilización anti-Trump del lado demócrata, se combinaron para producir la mayor participación electoral para la legislatura en un siglo. Incluso con la participación de la base de Trump, los republicanos sufrieron una derrota aplastante.

Pero ahora que están a cargo de la Cámara de Representantes, el cálculo demócrata podría cambiar. Ciertamente, la administración Trump, desde el “lumpen-capitalista” en la cima hasta el elenco de estafadores y representantes lambiscones de la industria en cargos administrativos, proporcionará a los investigadores del Congreso una lista completa de corrupción y actos indecorosos que podrían provocar enjuiciamientos. Pero un terremoto político estallará si el informe de Mueller documenta la participación de Trump en delitos ilegales e impugnables.

Hasta ahora, la sabiduría convencional ha asumido que Trump será capaz de superar la tormenta para llegar a la reelección en 2020.

Primero, incluso si los demócratas de la Cámara de Representantes lo impugnaran, los republicanos del Senado no votarían para destituirlo de su cargo. En segundo lugar, los memorandos internos del Departamento de Justicia redactados durante el escándalo de Watergate a principios de la década de 1970 sugieren que un presidente de turno no puede ser imputado. Si Mueller y el Departamento de Justicia de Trump siguen esa política, entonces Trump tiene todos los incentivos para aferrarse a la presidencia.

Finalmente, los demócratas, habiendo visto cuán efectivo es Trump para movilizar a la base demócrata, tienen todos los incentivos para que no destituirlo de su cargo.

Pero las elecciones de 2018 debilitaron la posición de Trump en Washington, y los otros signos de caos desde la caída del mercado de valores hasta las renuncias de alto nivel, han hecho más probable el juicio político.

Este fue el mensaje de la veterana periodista Elizabeth Drew en el editorial del New York Times del 27 de diciembre de 2018. Drew, cuya carrera temprana incluyo un reportaje incisivo del escándalo de Watergate, escribió que cree que Mueller ha descubierto suficientes pruebas para el juicio político de Trump, y concluye que Trump puede enfrentarse a la disyuntiva que Richard Nixon enfrentó en 1974: renunciar o ser destituido del cargo. Drew continuó:

No comparto la opinión convencional de que si el Sr. Trump es impugnado por la Cámara de Representantes, el Senado dominado por los republicanos nunca juntaría los 67 votos necesarios para condenarlo. La estasis decretaría que así fuera, pero la situación actual, que ya está cambiando, habrá quedado muy atrás para cuando los senadores se enfrenten a esa pregunta. Los republicanos que alguna vez fueron aliados firmes del Sr. Trump ya han criticado abiertamente algunas de sus acciones recientes, incluyendo su apoyo a Arabia Saudita a pesar del asesinato de Jamal Khashoggi y su decisión sobre Siria. También deploraron abiertamente la partida del Sr. Mattis.

Siempre me pareció que la turbulenta presidencia del Sr. Trump era insostenible y que los republicanos clave finalmente decidirían que se había convertido en una carga demasiado grande para el partido o un peligro demasiado grande para el país. Es posible que ese tiempo haya llegado. Al final, los republicanos optarán por su propia supervivencia política. Casi desde el principio algunos senadores republicanos han especulado sobre cuánto tiempo duraría su presidencia. Algunos seguramente notaron que su base no prevaleció en las elecciones de medio término.

El hecho de que el aliado de Trump y principal halcón, el senador Lindsey Graham (R-S.C.), trataba de ayudarlo a amortiguar el culetazo que siguió a la decisión sobre Siria sugiere que sus habilitadores republicanos aún no están listos para abandonarlo.


LA ÚLTIMA vez que el gobierno de Estados Unidos se enfrentó a una crisis como ésta, durante Watergate, estuvo a punto de sufrir su mayor derrota en una guerra (Vietnam) hasta ese momento.

La crisis de Vietnam, junto con los movimientos sociales de la época, produjo protestas y disensiones en toda la sociedad estadounidense. En última instancia, el escándalo Watergate surgió de la guerra que Nixon esgrimió contra la disidencia y por desviar su acoso de los radicales al Comité Nacional Demócrata.

Aunque la crisis actual de la política imperial de Estados Unidos no sea tan grave como la que enfrentó el establecimiento durante Vietnam, hay algunas similitudes que vale la pena considerar.

El plan de Estados Unidos de reestructurar el Medio Oriente a través de la guerra en Irak fracasó abrumadoramente. Las tropas yanquis en Afganistán ya han participado en la guerra más larga de Estados Unidos, sin fin a la vista.

Mientras tanto, Estados Unidos se está ajustando a las próximas décadas, donde enfrentará desafíos tanto económicos como militares de China. Si Estados Unidos no enfrenta una crisis imperial como la de Vietnam en estos momentos, sin duda se encuentra en un período de transición en el que las estructuras imperiales creadas después de la Segunda Guerra Mundial no reflejan el equilibrio de poder que está surgiendo en el mundo.

Las políticas de “América Primero” de Trump — proteccionismo comercial, antiinmigración y relaciones bilaterales transaccionales tanto con países aliados (el Canadá, Gran Bretaña, Francia) como adversarios (China, Rusia) — chocan con la visión del mundo de sectores del empresariado y del establecimiento de la política exterior. Esta es la razón por la que la retirada de Siria y la renuncia de Mattis provocaron un ataque de nervios en todos los altos rangos oficiales de Washington.

Puede que Trump no sepa lo que está haciendo, pero las acciones de su administración tienen consecuencias que son inquietantes para los guardianes bipartidistas del estatus quo. Hasta ahora, estas consecuencias no se han producido de tal manera que rompan la polarización partidista que ha mantenido a Trump a flote a pesar de los consistentes e históricamente bajos niveles de apoyo público.

A finales de diciembre, la popularidad de Trump cayó al nivel que se vio por última vez cuando excusaba a los neonazis en 2017. Todo esto está ocurriendo antes de que una gran recesión golpee, antes de que Mueller haya entregado su informe final, y antes de que los demócratas hayan preparado la máquina de investigación del Congreso.

Si los principales partidarios de élite del Partido Republicano, desde los jefes del Pentágono hasta los líderes de los principales bancos, comienzan a concluir que Trump es un lastre para el poder económico y militar de Estados Unidos, entonces los políticos electos del Partido Republicano comenzarán a distanciarse de él.

En ese momento, la estrategia de Trump de evitar la destitución de su cargo si sólo unos pocos más de la mitad de los senadores republicanos lo apoyan, podría desmoronarse. Trump, por supuesto, no se irá en silencio.

Puede que todavía no estemos en ese punto. Pero podría estar sobre nosotros antes de que este nuevo año termine.

E-mail alerts

Further Reading

Latest Stories

From the archives